45

#Túmuymal

Lo dijo Noé el 28 de febrero de 2011
Querer a alguien.....

Y amanecer con otro(s).

2
Lo dijo Mickey Blue Eyes el 23 de febrero de 2011

Está oscuro... hace frío y no quiero entrar en el agua.

Cuando estaba chavito los soñaba... despertaba empapado en sudor pensando en ellos, en el sueño los veía de diferentes formas y en diferentes situaciones, a veces ni siquiera estaban ahí, solo los sabía cerca, esperando no se que... al despertar con sobresalto a media madrugada de un sueño de estos la oscuridad no ayudaba porque imaginaba que estaban ahí cerca, aunque fuera en mi cuarto, la sensación de verlos moverse cerca de mi me aterraba, y por no querer ver a mi alrededor me metía en las cobijas, pero el calor era insoportable y tenía que salirme de ellas para volver a la oscuridad de mi cuarto. Cerrar los ojos era peor. Cada pesadilla diferente pero todas igual de angustiosas...

Sucedió por meses durante dos o tres años, por temporadas, igual fue más frecuente de lo que recuerdo, pero sí fueron pesadillas recurrentes que llegaron a terminar en noches de insomnio viendo televisión por miedo a dormirme y volver al sueño. Hubo épocas en que pasaba lo mismo tres o cuatro noches seguidas, a veces dejaba de suceder por semanas, pero una noche volvían. Nunca se me ocurrió saber lo que significaba realmente verlos en sueños.

Fue muy claro que ese día frente a un gran tanque lleno de agua que encontré paseando en un acuario de Cancún con dos amigas, algo sucedió. El miedo se convirtió en fascinación y la angustia en ansiedad por estar cerca de uno de ellos, me quedé contemplando la oscuridad que había dentro del gran tanque, no se veía nada, entorné bien los ojos cuando un golpe en la espalda me hizo brincar. - ¿Quieres entrar? Podemos darte un precio especial si entras con tus amigas.- No supe que responder, de inmediato una de mis amigas accedió y preguntó de qué se trataba la atracción. - Hay que entrar con wet suit dentro de una cabina de acrílico que será sumergida dentro del tanque, ahí podrán observarlos y darles de comer. - ¿Darles de comer? Sentí un vuelco en el estómago, y pensé: ¡Ni madres! yo no entro ahí ni con chochos, estaba en eso, observando a la señorita que platicaba con mi amiga, dando la espalda al tanque de agua, cuando volteé y me llevé una verdadera sorpresa que me puso fuera de mi pero también arregló algo dentro de mi. La criatura se movía despacio frente a mis ojos, de no haber sido por el grueso cristal que dividía el espacio donde yo estaba del hábitat del pez, con solo estirar un poco la mano lo habría podido tocar. Un tiburón tigre de aproximadamente dos y medio metros de largo me saludaba con sus ojos vacíos y sus fauces a medio abrir. Las ganas de correr convirtieron en ganas de tocarlo, de jugar ahí dentro, volteé y dije: Sí, entremos ¿cuánto cuesta?

Después de enfundarme en un traje de neopreno negro con motivos fluorescentes y de haber desembolsado los últimos 900 pesos que tenía para el resto de mi viaje, entramos en un cuarto enorme que resultó ser la parte de arriba de la piscina donde vivían siete tiburones de diferentes especies, recuerdo que tenían dos tiburones tigre, los más grandes del acuario, dos tiburones limón y tres ejemplares más pero mucho más pequeños. Nadé dentro de la cabina de acrílico por espacio de media hora más o menos, sin poderlos tocar pero muy cerca de ellos, viéndolos venir hacia mi y dar vuelta a una velocidad impresionante. El miedo que sentía cuando soñaba con ellos, se convirtió en respeto y ganas de saber más sobre ellos, no se si se trató de una confrontación directa en la vida real con mi peor pesadilla, pero lo volvería a hacer... creo.

En algún lado leí que soñar a estos animales podía significar muchas cosas. Podía ser que existiese alguien a mi alrededor que yo veía como a una persona sin escrúpulos y codiciosa, en la que no podía confiar. También significaba que podía estar pasando por un periodo de dificultades, preocupaciones y tristezas.

Encontré muchos más datos: Soñar con tiburones, representa los sentimientos de rabia, hostilidad y agresividad que percibimos a nuestro alrededor. Soñar con tiburones significa que tienes grandes enemigos y hasta resulta que si sueñas que ves tiburones nadando en aguas claras, mientras estuvieras tomando el sol y disfrutando, es porque levantas celos y envidias a tu alrededor, que te crearán enemigos que intentarán hacerte daño, eso ya me dio risa.

El punto importante es que la figura de esos gigantes me han vuelto a visitar en una noche de sueño alguna vez, pero siempre es agradable verlos y ya nunca aparezco dentro del agua esperando que se acerquen a mi para atacarme, más bien los veo desde algún balcón o una ventana, o detrás de una cabina de acrílico... hum... no, ese no fue un sueño.

Les dejo este regalo que es una maravilla. A lo mejor les inspira un poco de miedo... o no, pero yo lo soñé y no.



6

Güi ar de chanpions

Lo dijo Noé el 26 de julio de 2010 , mientras ordenaba , ,
Somos lo que somos, tenemos lo que tenemos, en base mayormente al esfuerzo. El simple hecho de estar aquí es prueba de que un minúsculo espermatozoide tuvo que sortear una serie de obstáculos (entre ellos, otros espermatozoides) para fecundar un óvulo y dar origen a....bueno, a cada uno de nosotros. Crecemos y nos vamos desarrollando como personas. Y se nos van presentando pruebas, metas a las que se quiere llegar, desafíos por vencer. Si en este momento nos detuviéramos y viésemos en retrospectiva lo que hemos hecho de nuestras vidas ¿cuáles serían las cosas que hemos hecho de las cuales nos sentimos particularmente orgullosos?¿cuáles han sido nuestras muy particulares batallas (o guerras) ganadas?

El tema del cual hablar en la Mesa: "¡¡LO LOGRÉ!!"

1

¿Dónde está mi azúcar?

Lo dijo Carlos el 23 de julio de 2010 , mientras ordenaba ,
Bueno, es viernes. Prometió llamar pero ya son las 11, ahora miro la única luz que se permite en situaciones como estas... la del refri. Saco los galones de helado, busco la cuchara y comienzo con la costumbre que copié de no se qué película americana, pero seguramente alguna de Jennifer López, Sandra Bullock o alguna otra actriz clásica de comedias romanticas, ya ni siquiera mi sufrimiento es original, pero se siente tan bien el remedio. Recuerdo cuando hace años no comía helado sola, es mas, ni siquiera tenía que gastar en él. Todo provenía del bolsillo de alguno de los chicos que me llamaba, sin yo tener que estar pegada al teléfono, esperando. No pensé llegar a este punto, llegar a la pregunta característica de mi madre "¿Qué me pasó? Seguramente fué algo entre el matrimonio y la muerte de tu abuela". Ok, parece algo lógico si lo atribuimos al tales sucesos tan trágicos. Pero en mi caso, estoy muy lejos de las relaciones estables, y aún mas lejos de la muerte de mi madre, que llama cada semana presumiendo la habitación de hotel en que se está hospedando ese día, creo que esta semana fué desde un hostal para universitarios en alguna parte de Londres, ¿siquiera sabe hablar inglés?. Carajo, mi madre en fiestas universitarias, cosa que yo dejé hace seis años. ¿Por qué fuí tan popular en la universidad entonces? No, mejor aún, ¿porqué dejé de serlo? Bueno, ya no tengo la misma figura, solo reafirmando un poco... Tal vez si regreso al gimnasio, pero deberá ser alguno muy lejos del anterior. No creo que sea una buena publicidad, si las otras mujeres comienzan a murmurar por ahí: "Fué ella la que golpeó a la maestra de kinder". Caray, eso me persigue a donde sea, ¿pero qué podía hacer? No olvidaré sus ojos mirandome retadores, mientras Dante, mi instructor, tenía las manos en sus muslos, ayudándola en sus estiramientos... perra, solo por ser unos años mas jóven. Digo, acelerar su caminadora si fué mi idea, pero no pensaba que fuera a caer de tal forma. La estúpida vieja que siempre lleva su pants rosa chillón me acusaba de crímen de odio, y ya nadie alternaba conmigo o usaba algún aparato que yo hubiera usado antes... No tenía opción mas que correr de ahí. Pero ya verán, esa estúpida maestra de kinder cuando algún día pase frente al gimnasio y Dante me vuelva a mirar, si es que no laha cambiado ya por alguna otra chica. Hay un nuevo lugar cerca de mi trabajo con clases de Yoga y spinning podría ir a preguntar. Creo que había un paquete de M&Ms en algún lugar... sabrían muy bien con el helado...


Justificar a ambos lados

2

Placeres (mal)juzgados...

Lo dijo I (asertivo) Kuri:: el 21 de julio de 2010 , mientras ordenaba , ,
(Para contextualizar mejor este post, sugiero que antes visites este otro, también mio y escrito el 25 de febrero de este año)


Hay placeres arraigados a Mí por la propia Naturaleza, los cuales disfruto plenamente y sin “sentir culpa” al satisfacerlos, placeres normales que necesito para vivir porque mi cuerpo me los pide para funcionar, escuchar a todo volumen rolas de Aretha Franklin porque me traen recuerdos gratos, bailar música electrónica o soul y jazz por que me pone de buenas, comerme un litro de helado de chocolate si estoy deprimido, o doble orden de enchiladas de mole porque se me antoja, quedarme en cama todo el domingo (o cualquier otro día) porque quiero... También tengo placeres ligados a una homosexualidad anormal (porque si es anormal serlo) que jamás me harán culpable porque la religión (que no es igual a Biblia) dice que es malo sentirla y ejercerla, besar al wey con el que ande porque vuelo cuando lo hago, mamar verga porque lo hago y disfruto al máximo, mirar porno porque me excita, entrarle a una orgía para que no me cuenten, coger con mis (bizcochazos) amigos del americano o cogerme a mis vecinos boxeadores... ¡Con mota y poppers! Woooow. ¿Culpa? Naditaaaa!!!





¿Placeres culposos?...



Pues sólo lo serán, si con el fin de obtener y/o satisfacer mis placeres transgredí, mi cuerpo, mi vida, o la de los demás, si voy en contra de mis principios o de la naturaleza. En ningún caso acepto la concepción de la culpa como un sentimiento, ni como una emoción, si no como el reconocimiento de un acto ilícito o que viola la ley, aunque en algunos casos puedo ser culpable sólo porque la ley es más (falsa)moral que realmente correcta. ¿Placeres culposos? –Pregunto- meterme tacha, coca o mota, es placentero y podría (según la cantidad) ser culposo si mi cuerpo me lo reclama, o por que una mala ley lo dice. ¿Placeres culposos? Si en el acto sexual obligo a mi pareja (formal o no) a hacer algo que él no quiere, si ejerzo más fuerza de la que aguanta, es placentero para uno, pero sería culpable (con ley o sin ella) ¡porque lo estoy violando! ¿Placeres culposos? Si trago de más siendo diabético u obeso, si fumo sabiendo que produce cáncer, si me alcoholizo todos los días, si hablo mal de alguien metiéndolo en problemas, si robo, si mato. ¿Placeres culposos?... Los hábitos que por condicionamientos religiosos, familiares, culturales y sociales, hemos creído como placenteros y que están ligados de una u otra manera con lo malo, para uno y para los demás, de mí para con ellos ¡Más no por que ellos lo digan!

2

#Yoconfieso

Lo dijo Noé el 19 de julio de 2010 , mientras ordenaba , ,
-Que me gusta gente de quienes muchos podrían decir "pero cóooooooomo!!!??". Bueno, físicamente tal vez no sean atractivos, pero muchos de ellos han sabido muuuy bien cómo compensar esas carencias.
-Que puedo cantar canciones enteras de Chico Che o de Rigo (con lo difíciles y profundas que son las letras). Y que la cumbia me puede hacer mover los pies, aunque no sepa bailar.
-Que me gustan las galletas Marías con frijol.
-Que me gustaban todos y cada uno de los pretendientes de mi hermana. Es más, creo que en el fondo la envidiaba porque tenía la capacidad de atraer a muchos tipos. Y encima de ello, se daba el lujo de decirles que no.
-Que paso de periodos de hiperactividad a momentos en que la postergación se vuelve el recurso más solicitado. Me pregunto ¿eso será hiperpasividad? O_O
-Que, al tener en las manos un libro o revista nuevos, acostumbro leer el párrafo final (o ver la última página) antes de iniciar con la lectura formal de los mismos.
-Que hubo un tiempo en que tarareaba canciones de Arjona y los libros de Carlos Cuauhtémoc Sánchez me parecían inspiradores.....
-Que me gustaban algunas canciones de Silvio Rodríguez y ahora todo él me parece insoportable.
-Que los orgasmos en compañía son "lo más". Y al decir "compañía" puedo hacer referencia a más de una persona....
-Que concuerdo con Woody Allen cuando dijo que masturbarse es hacerle el amor a la persona que uno ama más (en teoría y en práctica).
-Que puedo llegar a ser muuuy cursi y/o emotivo y llorar por una escena de película, una frase en un libro o una melodía en particular.
-Que, por otro lado, también puedo ser insensible y en ocasiones medio sádico.
Y ya, les dejo porque tengo que ir a la clase de macramé. Con su permiso. "Vooooooyyy a caaaaaaantaaaaaar suavecitooooo-o-o-o-o-o-o-ooooooo...."

2

Para que escriban a placer...

Lo dijo Mickey Blue Eyes el 11 de julio de 2010
En el desmadre o en el día a día, en las noches o en la calle siempre habrá un algo en algún momento en el que se nos antoja hacer eso que no compartiríamos con nadie.
Esa cosa que nos da el placer más grande pero que tiene algo de raro o de inaceptable
que podríamos negar parte de nosotros mismos.
Placeres culposos... den rienda suelta a su placer sin culpa, hablemos de eso... o de esos placeres que le dan un poco de paz a nuestro cuerpo, mente o alma, pero que, aceptemos, no es un orgullo. Confesemos. Placeres culposos. El tema de una nueva semana.

5

Soy un animal

Lo dijo Gus el 6 de julio de 2010 , mientras ordenaba ,
En realidad, soy animal y medio. Pido a los pocos pero fieles lectores de este espacio disculpen mi desubicación espaciotemporal. Basta decir que mi entrada correspondiente a este tema se me quedó dormida en otro blog. Si alguno tuviera intención, curiosidad o pena ajena por leerla, se quedó un par de entradas atrás.

Gracias

1

El que recuerdo.

Lo dijo Noé el 3 de julio de 2010 , mientras ordenaba , ,
No acostumbro soñar, será que me vence el cansancio, tendrá que ver con la alimentación, qué se yo. Sin embargo, hace algún tiempo tuve un sueño, que por su singularidad se me ha quedado grabado en la memoria a detalle. En el sueño eran como las 4 de la tarde. Me encontraba de pie al borde de un enorme cañón. En el fondo del mismo, muy muy abajo, un río serpenteaba en múltiples curvas, formando meandros aquí, raudales más allá y tomando un aspecto de cinta metálica cuando la luz de la tarde incidía sobre él. Miré a mi alrededor y había una amplia pradera. El pasto, hasta las rodillas, tenía hojas de dos colores, de forma que cuando se mecía con el viento en una dirección, el pasto se veía dorado y cuando soplaba en dirección contraria, toda la pradera destellaba en plata. Miré hacia las paredes del cañón, la vegetación era netamente tropical...y colorida: grandes helechos de frondas rojas descolgaban de los riscos, en el fondo del cañón, junto al río, se observaban palmeras de follaje violeta, intercaladas con arbustos de hojas amarillas, enredaderas azules, extrañas plantas color naranja...todo creciendo en una exhuberancia tal que me dejó pasmado. En la pared del otro lado del cañón se veía una enorme cascada, sólo que el agua, al caer, se dispersaba en un amplio velo que llenaba el ambiente de humedad. Entre los arbustos pude ver a pequeños animales con apariencia de cervatillos y dientes de ratón, que ramoneaban tranquilamente entre la vegetación. Grandes libélulas tornasoladas revoloteaban alrededor de estos animalitos y después se perdían entre el denso follaje. Me llenó la sensación de paz y a la vez de emoción por estar presenciando algo fuera de este mundo, algo que estaba seguro que nadie más había visto, algo inalterado. De repente, el flujo de la cascada cesó, se escuchó el sonido metálico de compuertas al abrirse y un enorme boquete se formó en el punto donde afloraba el agua. Súbitamente, montones de basura de todo tipo comenzaron a caer por esa abertura, yendo a parar hasta el fondo del cañón. Los grandes bloques de desechos se estrellaban contra las paredes, deshaciéndose en cientos de fragmentos que caían al río estruendosamente, levantando grandes olas. Un incendio de causas desconocidas inició de este otro lado del cañón, propagándose rápidamente y aumentando su intensidad cada vez más, devorando la vegetación multicolor que allí se encontraba. Sólo vi que los animalillos corrían despavoridos, y uno en particular se refugió debajo de un arbusto, temblando de miedo, en tanto el fuego rugía alrededor suyo, pero por alguna circunstancia su refugio no era alcanzado por las llamas. Ante tan desolador panorama sentí rabia, y también impotencia por no poder hacer que parara tanto daño ¿quién o quienes eran los responsables de hacer esto? Miré hacia el arbusto donde el animalito se había refugiado, aun seguía allí, asustado a más no poder. Di unos pasos, queriendo acercarme. Sabía que era imposible, el incendio a su alrededor continuaba con la misma intensidad. Sólo extendí mi brazo y...
6:30 de la mañana...la alarma del despertador me regresó a esta realidad, recordándome que si no me apuraba, llegaría tarde a clases, ya que tenía que viajar 1 hora. Me levanté de la cama, preguntándome aun qué quería decir todo lo que había soñado, y cómo habría terminado todo ello. Me hubiera gustado que fuese como en las series de T.V.: "CONTINUARÁ". En las noches siguientes traté de buscar ese desenlace. Aun sigo en esa búsqueda....

9

Soñar o ser soñado

Lo dijo Gus el 2 de julio de 2010 , mientras ordenaba , ,
¿Soñamos o somos soñados? Si pensamos que el sueño es un proceso mental sin las limitaciones del razonamiento, podriamos concluir que los sueños nos permiten ir más allá de los límites impuestos por el condicionamiento social o el individual (que es inseparable del social, finalmente). Cuando sueña, nuestra mente es completamente libre y puedo hacer constar que los sueños alimentan la realidad y la recrean, la hacen más rica. Soñar (dormido o despierto) mantiene viva nuestra pasión por nuestros motivadores profundos y nos provee de energía para construir o alcanzar lo soñado. Visto así, no hay imposibles. Y aunque suene a libro de autoayuda de veinte pesos en Eje Central, hablo de procesos neurofisiológicos. Hablo de nadar en aguas congeladas, cuando la medicina dice que es imposible. Hablo de sobrevivir a un cáncer terminal. Hablo de países que existen a pesar de sus gobernantes. Lo soñado es, resiste y persiste. Lo soñado es más grande que cualquier miedo, que cualquier guerra, que cualquier hombre. Mantener los sueños es vivir en estado de gracia.

He leído poco al respecto y casi todo lo olvidé, pero desde pequeño sueño que vuelo. Recuerdo que mi hermana soñaba lo mismo, pero ya lo olvidó. En mi caso, lejos de olvidarlo, la habilidad de volar se ha ido desarrollando con el paso del tiempo. Cuando pequeño, sólo podía volar de pie y a un palmo de suelo. Tiempo después, al final de la adolescencia, comencé a dar grandes saltos que eran como vuelos pequeños, en los que quedaba suspendido sobre el suelo por algunos segundos. La sensación es tan real, que en más de una ocasión he creído que puedo saltar sobre charcos de varios metros y el resultado ha sido un par de zapatos mojados. Sin embargo, si alguien observara con atención, notaría que el tiempo que paso en el aire es ligeramente, sólo ligeramente mayor de lo usual. Hace un par de años comencé a dominar saltos mayores y a ejercitarme: saltaba ya sobre árboles y edificios pequeños. Estos vuelos mayores me llevaron a campos semidesérticos con árboles de hojas verde claro salpicando el paisaje aquí y allá. Uno de esos vuelos en particular me llevó a un lugar extraño: un edificio abandonado en el centro de la ciudad. En el piso a medio construir o derruir, no lo sé, había algunos chicos que parecían de la calle. No platiqué con ellos ni me pregunté como habían llegado hasta ahí. Por lo demás, recuerdo con claridad la esquina y la confluencia de las calles. ¿Por qué lo recuerdo tan bien? Pues porque meses después de ese sueño, pasé en automóvil por la calle que soñé y pude ver la escena, pero esta vez desde abajo. Lo curioso es que nunca había volteado hacia el edificio y la apariencia de la calle recién había cambiado debido a la construcción de nuevos edificios, pero yo llevaba años sin pasar por ahí. Bah, son sueños. ¿Quién podría prestarles más atención?

Una madre mirando el rostro de su tercer nonato hijo. Un hombre que llora al encontrar que la casa que ahora habita es idéntica a la que dibujó y olvidó diez años antes. Un chico que se reencuentra con otro después de caminar con los ojos cerrados durante varias cuadras. Dios imaginando al hombre que lo imaginó. El hombre imaginando al hombre. Sí, la vida es sueño y soñando creamos vida.

Copyright © 2009 Mesa para 9 All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.