12

Presentando: Mentiras

Lo dijo Carlos el 30 de noviembre de 2009
Este, si por favor prendan las luces... no mamen no tanto... si bájala...

Ejem, me dispensarán ustedes, es que quiero preparar esto y que quede bonito para el próximo tema...

Música, lista; integrantes, listos; ideas, listas; imágen navideña, lista...

Y bueno, comencemos con las tarjetas...

"Porque todos alguna vez las hemos vivido, visto, escuchado o de perdida imaginado. Esas frases, palabras, ideas, que te terminan engañando, en cualquier ámbito en que se apliquen...blah blah blah" Pero, ¿a que no parecen rebonitas aveces? Nombre, si vamos a ver nueve ideas diferentes sobre lo que son estas vocecitas llamadas mentiras, o como sea que cada uno las conozca, caray si se encuentran tras muchas formas.

Confesiones, críticas, quejas, nose como demonios vayan a tratar el tema, pero les mentiría si les digo que esto no estará bueno...


19

Y el premio Siemprelosupe va para.....

Lo dijo Noé el 27 de noviembre de 2009 , mientras ordenaba , , ,
¿Que cuándo lo supe? Siempre lo supe, sólo que me hacía el tonto. Por muchas razones: la familia, la iglesia…el sentimiento de culpa. Si el día de hoy me entregaran el Premio Pirrín de Oro al Pirujo del Año, dentro de mi discurso de agradecimiento tendría que incluir a muchos personajes, reales o ficiticios, cuya aparición a lo largo de mi vida me ha llevado a concluir que, lo mío lo mío, no son las mujeres:

*La Tríada Calzonera: Capitán Rinbros, Zagaman y Chico St. Honore, quienes con su estática y muy sugerente pose en los carteles de publicidad de ropa interior masculina me provocaban un “no sé qué”…cuando apenas tenía 6-7 años. Ya sé, las marcas son chafas, pero ¿qué tal los modelos?
*El tipo del video de la versión en español de “La isla bonita”, no recuerdo el nombre de la guarra que la cantaba. Pero sí se me quedó la imagen de ese tipo bronceado y con el torso descubierto. Si estaba atento a este video era por los menos de 10 segundos en que aparecía esa imagen. Todo ello cuando todavía cantaba yo “Pin-pon es un muñeco" y apenas empezaba a garabatear mi nombre en los cuadernos.
*Huicho: Uno de los chalanes que trabajaban en la tienda que administraba mi papá. Se volvió mi objeto del deseo durante unas vacaciones de verano, cuando iba a pasar a 2º. año de secundaria. Moreno, no muy alto, pero bien constituido. Curtido por el trabajo en campo y con la típica fisonomía adquirida después de haber trabajado arduo cargando bultos y cajas. Híjole ¡cómo me gustaba! Y no hallaba forma de hacerle ver que me gustaba. De vez en cuando un toque "accidental" en la mano. Mis primeras fantasías eróticas fueron con él. Él, todo fuerza y virilidad, lleno de grasa de refacciones, en una bodega... pausa!!! Me abanico....El punto culminante fue haberlo espiado por una rendija de la puerta del baño mientras se duchaba, dedicándole especial esmero a aquellas partes…más de lo que exige un procedimiento normal de higiene….Lo malo?? Que mi papá me cachó y me dio una santa regañiza.


*El mejor amigo de la secundaria: Quien, cuando pasamos a la prepa, me empezó a interesar desde otra perspectiva. Tanto era el deseo que me provocaba que, en una ocasión, estando los dos en la sala de mi casa, explicándole yo cómo resolver un problema de álgebra, con todo el nervio del mundo subí mi pierna sobre la suya. Y como dice aquella canciön: “Por debajo de la mesa….” Mi mano comenzó a recorrer no sólo su rodilla, sino que también empezó a buscar más arriba. Todo esto mientras le seguía explicando el mugroso problema, yo súper nervioso porque no sabía cuál podría ser su reacción y porque mi mamá estaba muy cerca, viendo T.V. El cuate ni respingó. Terminé de darle la “explicación” y sólo dijo “Bueno, ya me voy”. Lo acompañé a la puerta. Cabe mencionar que después de eso nos dejamos de hablar. Yo por pena. Él...por no sé qué.

*J.C. alias "El Papaíto": Un chavo con cuerpo de infarto y cara de resurrección, quien a mis 17 años me tomó la mano, la llevó hasta su muy definido pecho y me dijo “Checa”, todo para que yo “verificara” que las 120 lagartijas que acababa de hacer al hilo le estaban haciendo efecto. Alardeando un poco, movió alternadamente los pectorales. Y yo pensando “ecuánime guey, ecuánime”. Nada fácil con la visión de ese guey frente a mí, con nada más encima que un boxer y mucho sudor. Nada fácil tratándose de un hombre que se había ganado ese apodo debido a que era el objeto de deseo de todas las viejas por ser muy galán y sumamente comestible. Todo esto en el antepenúltimo día de un campamento anual de verano que organizaba la iglesia a la que asistía, y al que llegaban jóvenes de todo el estado. Debo decir que un shock eléctrico me recorrió toda la espina dorsal…y que esa noche, mirándolo dormir en la litera de junto, recién bañado, cubierto tan sólo con otro boxer pensé "Dios, perdóname... pero qué sabroso está este cabrón, te luciste!!!"

Pero, por sobre todas las cosas (Lucero, ¿eres tú?)….
*MATL (suspiro muy prolongado) Mi adorado MATL. Nunca antes había hablado acerca de él. El primer cabrón del que me enamoré. El único, de hecho. Amor platónico, simple obsesión o qué se yo. Sólo sé que fue algo muy intenso. Y duradero. Siete años me duró el sentimiento, y aun hoy, como las gripas, eventualmente regresa. Desde el momento en que me armé de valor para decirle lo que sentía, desde el momento en que él me dijo “Sólo como amigos, güey”, desde el momento en que tuve noches de insomnio porque no dejaba de pensar en él y no tenía el pinche valor de tomar el teléfono y marcar a su casa, desde el momento en que una noche me puse a llorar por él como Magdalena y mi mamá me vio y creyó que lloraba por mi papá, quien se había ido hacía poco de la casa. Desde el momento en que la simple idea de que él andaba cerca, o verlo aunque fuese de lejos, o tenerlo frente a mi provocaba que me temblaran las piernas, me latiera más fuerte el corazón y las pinches neuronas no hicieran conexión para hilar siquiera dos frases seguidas coherentemente. Desde que me di cuenta que podía quererlo sin que mediara deseo sexual alguno. Desde ese momento, NO lo supe. LO CONFIRMÉ. Y creo que di un pequeñísimo avance. Dolorosa, pero positivamente. Y así, aprendí de mis pasos. Y sigo entendiendo en mi caminar.

8

descubrir, "saber" y SABER

Lo dijo Tadeo Berjon-Geller el 26 de noviembre de 2009 , mientras ordenaba , , , , , ,


"¿Cuándo lo supiste?" en referencia a la identidad sexual es una pregunta que me desagrada.   En primer lugar, la gente claramente heterosexual (un 80% a 97% de las personas, según qué fuente se consulte, qué parámetros se escojan y de qué país, ciudad y cultura se hable) no "descubre" en ningún momento que le gusta la gente del sexo opuesto, simplemente hace su vida normal, se enamora desenamora, busca sexo, lo obtiene, se empareja y desempareja sin tener que dar mayor atención a su identidad sexual ni explicación alguna a nadie.   Para la mayoría del resto, por el contrario, y con la excepción de algunas contadas urbes, no sólo existe un momento de toma de conciencia de su diferencia, sino que ese momento marca con aterrante facilidad la vida de uno: puede ser un rayo de éxtasis esclarecedor, o de profunda tristeza y decepción, o incluso de temor; puede unirlo estrechamente a uno a los suyos, o hacerlo perderse en la soledad.  En segundo lugar, ese "lo"  en "¿Cuándo lo supiste?" generalmente no se refiere sólo al descubrirse diferente de los otros, sino a la interpretación que se da al "descubrimiento"...

Como la mayoría, no había nada que descubrir mientras me enamoraba varias veces de compañeras y amigas desde la infancia hasta la adolescencia.   Pero, al enamorarme un día de un compañero de clase, "supe" que era gay, ya que la lógica decía que, si un hombre siente atracción hacia otros hombres, eso es lo que es.  Y con ese "saber" llegó soledad, tristeza, algo de vergüenza y algo de enojo porque la vida se acababa de complicar injustamente.   Después, ya más o menos en paz con la nueva identidad gay e incluso emparejado, conocí a una mujer que me hizo perder completamente la cabeza y descubrí que la dicotomía gay-hétero era falsa,  y "supe" que era bi.  Y, con ello, llegó cierta euforia porque comprendí muchas cosas, preocupación sobre cómo manejarlo en la práctica, y extrañeza ante cierto rechazo por parte tanto del mundo heterosexual como del homosexual.  Después, habiendo realizado distintas salidas del clóset (según la identidad en curso), y después de libros y más libros, y discusiones, y reflexiones, personas y relaciones, vi que, aunque en su momento la identificación como heterosexual, homosexual y bisexual sirvió su propósito, esas palabras no me liberaban, sino que me limitaban, estaban bañadas en expectativas culturales de comportamiento, y me rehusé a identificarme más así, accediendo a valerme del anglicismo queer sólo como último recurso.

Cada vez que "lo supe" fue un paso más hacia una comprensión de mí mismo, hasta que comprendí que ese tipo de "saber" me había hecho arribar a una definición cultual y a una limitación.    Hallé que saberse diferente y asignarse una categoría definida no iban de la mano.   Hallé que la identidad puede ser algo fluido, que evoluciona con el tiempo.  Y cuando comprendí eso, supe (y aquí sí, sin comillas ni itálicas) que lo importante es estar abierto a tus pensamientos, deseos y gustos y tener desconfianza de las categorías, porque las etiquetas sólo son abstracciones (útiles en su momento y para generalizar) determinadas por nuestra cultura y no abarcan de manera firme ni completa la realidad de cada individuo.

Y sin embargo, también supe en ese momento que, cuando uno no está de humor para ser activista de la diversidad sexual e individual y desea descansar de dar explicaciones sobre la subjetividad de nuestras definiciones y lo relativo y poroso de nuestras categorías, se evidencia la necesidad del otro de ubicarnos y, repentinamente, nos  vemos interpretados como gays (homosexuales), bis, bugas (heterosexuales), "hombres de verdad", "locas", monógamos, polígamos, solteros, emparejados o casados según la hora y día de la semana en que nos hayan conocido (o, tal vez mejor dicho, desconocido).

"¿Cuándo lo supiste?" en referencia a la identidad sexual es una pregunta que me desagrada.










Nota:   Esta entrada y todo su contenido, incluyendo fotos y video, son propiedad y creación de su autor  y puede ser copiada, distribuida y comunicada públicamente siempre y cuando se reconozca la autoría del contenido, no se utilice para fines comerciales, y no se transforme, altere o genere otra obra a partir de esta entrada. 
Las opiniones expresadas en esta entrada pertenecen a su autor y no necesariamente representan las opiniones de Mesa para 9 ni de los demás autores.  El autor no necesariamente comparte las opiniones de los demás autores de "Mesa para 9",  no tiene injerencia o autoridad alguna sobre lo que éstos publiquen, ni condona la violación a  derechos de autor o la omisión en atribución de autoría que pudieran tener lugar en entradas de los demás autores de este blog, por lo que dichas violaciones y omisiones son responsabilidad única del autor en falta. 

25

Si lloras, no manejes.

Lo dijo Jaime Rivera el 25 de noviembre de 2009 , mientras ordenaba ,



Nunca tuve novia cuando era niño. Hubo varias niñas que me gustaron, pero con ninguna pasó nada. Pienso que yo subconscientemente me programaba para que no sucediera nada.

Ejemplo:
El último año de primaria me enamoré platónicamente de una niña que tenía fama de ¨puta¨ porque era bonita y había besado aparentemente a todos los niños del salón menos a mí y a otros dos o tres que yo creo que ni su madre los besaría.

Un día me preguntaron quién me gustaba y dije que ella. Resulta que yo también le gustaba. Lo supe porque una amiga suya me escuchó decirlo y se emocionó.

Al saber que era posible que anduviera con ella, me llené de pánico. ¿Cómo era posible que yo, YO, le gustara?  Por dentro yo pensé, pues claro, si a ella le gustan todos y besa a todo mundo... pero me dio miedo.

Yo no la quería besar. No sabía por qué. ¡Era una puta! Sí, era por eso. Por eso no quería besarla. Sus amigas me vieron y fueron detrás de mí corriendo para sacarme la verdad; para confirmar que de verdad me gustaba y que íbamos a ser la parejita del salón.

Cuando me alcanzaron me sentí tan amenazado que al momento que me preguntaron si ella me gustaba dije que no. Que estaba muy fea. Que había mentido. Que estaba bromeando cuando había dicho que me gustaba.

Me sentí desnudo y exhibido. Las niñas reaccionaron con desilusión y desprecio. Me dejaron ir como se tira a la basura la envoltura de un kínder sorpresa cuyo juguete ya tienes y odias.

Otro auto-sabotaje ocurrió en la secundaria. Creo que en primero de secundaria, me acerqué a la niña que me gustaba a decirle, sin más ni más, que si quería ser mi novia. Sabía que al acercármele así me iba a decir que no. Me dijo: ¨déjame pensarlo¨ y casi se me caen los pantalones.

En menos de una milésima de segundo pasó por mi mente todo lo siguiente: ¿Y si después de pensarlo dice que sí? ¿Qué diablos voy a hacer? No quiero besarla. No quiero abrazarla. Es mucho más alta que yo. Nos veríamos muy raros juntos. No tengo dinero para invitarla al cine. No sé qué hacer si un día quiere salir a algún lado. Aborten la misión. Aborten la misión. Y aborté la misión. Dije con una sonrisa estupidísima: ¨Estaba bromeando¨.

Al parecer, después procuré ¨enamorarme¨ de niñas que tenían novio o que eran más amigas que otra cosa. Lo repito. Nunca tuve novia. Yo pensaba que sí trataba de tener novia. Hoy sé que subconscientemente, yo mismo bloqueaba todas las posibilidades.

Al mismo tiempo, hubo varios niños que me gustaban. Cuando era pequeño pensaba que era envidia lo que me causaban. Pensaba que en realidad yo podía ver que ellos eran lindos y que yo quería ser como ellos. No... hoy sé que no. Hoy sé que me gustaban.

En la secundaria, había un niño que me encantaba. Su cara, su cuerpo, todo era lindo. Jugaba al futbol y era bueno. Era inteligente y sacaba muy buenas calificaciones; casi tan buenas como las mías. Mi mamá era amiga de su mamá, así que podía pasar tiempo con él cada vez que nuestras madres se visitaban. Él se quedaba a dormir en mi casa de vez en cuando y yo en la suya también con cierta frecuencia.

Yo atesoraba cada minuto que pasaba con este niño. Sabía que él había tenido muchas novias y que cambiaba de novia cada semana o cada mes. Eso me hacía admirarlo. Era todo un galán.

Una de muchas veces que me fui a quedar a dormir a su casa, mientras dormíamos (cada quién en una cama diferente) me levanté, caminé hacia su cama y lo miré fijamente por unos segundos. Él notó mi mirada, con la luz apagada, abrió los ojos y me preguntó qué pasaba. Yo le dije que si quería ser mi mejor amigo. Él, que quería seguir durmiendo, se rió y dijo que sí, que me volviera a acostar.

Su amistad era lo más preciado para mí. Era como un beneficio del que yo no me sentía merecedor. Tenía que ser una amistad muy fuerte, sí. No podía ser otra cosa. Si bien yo pensaba que él era guapo, no era que me gustara. No. Definitivamente no era eso.

No, por supuesto que no, yo no podía ser gay. Después de todo, sí me gustaban las niñas. Quizás el que este niño me gustara era algo temporal. Algo pasajero. Él era un chico popular. Yo no. Yo era de los que sacaban buenas calificaciones; ñoño. Yo era de los aburridos. Eso era: admiración. Quería estar cerca de él porque él era popular.

A veces yo mismo me sentía menos porque pensaba que si la gente se daba cuenta de que lo que sentía por él podría interpretarse como algo más que admiración o cariño de amigos, él podría dejar de querer pasar tiempo conmigo.

Yo trataba de ser lo más normal posible con este niño, pero todos mis esfuerzos me hacían ser más raro. Por ejemplo, mi primer poema a ¨la amistad¨ lo escribí pensando en lo que sentía por él. Leí el poema el lunes más cercano al 14 de febrero, en el homenaje a la bandera, enfrente de toda la escuela secundaria (con mil alumnos).

No dije que tenía una dedicatoria, pero yo le había dicho a él, días antes, que le había escrito algo. Le grabé el poema en un casete, con música de fondo. Tenía Balada para Adelina, tocada por Richard Clayderman. Al casete le puse otras canciones que yo pensaba que iban a hacer que se viera menos raro. Las canciones eran del disco ¨Missing you¨. Le di el casete después de haber leído el poema enfrente de toda la escuela, en un momento privado, aparte, pero todavía dentro de las instalaciones de la escuela. Él me invitó a pasar el fin de semana en su casa.

Yo admiro a este niño por haber tolerado tantas cosas que hice tan raras al no saber ocultar lo que sentía por él, pero intentarlo con todas mis fuerzas. Si yo hubiera sido él, habría evitado mi presencia.

Mi enamoramiento duró años. Ello me impidió mirar a nadie más. No me gustaba ningún niño, ni ninguna niña. Yo sólo tenía ojos para él y al mismo tiempo seguía aferrándome a la posibilidad de que sólo él me gustara y ningún otro hombre. Aunque sabía que no era así. Sabía que no era una etapa.

Lo veía cada vez que podía. Lo celaba, pero trataba de disimular. Lo abrazaba cada que había oportunidad de hacerlo sin que fuera raro, para poder sentir su piel. Una vez nos quedamos dormidos viendo la tele y cuando desperté, pude acariciarle el cabello, mientras él dormía. En otra ocasión similar, desperté con su brazo sobre mi pecho. No podía creer que en sus sueños él me abrazara. Fue una experiencia tan linda, que nunca la voy a olvidar. Así como eso, me encantaba cuando nos subíamos a un coche y él me decía que me sentara junto a él.

El problema era que no era correspondido del modo en el que yo hubiese querido. Si él hubiera sentido hacia mí lo mismo que yo sentía por él y hubiésemos andado, quizás habría logrado validar mis sentimientos. El hecho de enamorarme de un niño heterosexual que era tan lindo conmigo, junto con el hecho de vivir en una sociedad machista y muchos otros elementos, me dejó en el clóset por muchos años más de los que yo creo que debería haber estado.

Cuando pasé a la preparatoria, se perdió el contacto con él. En parte me dolió, pero también en parte me dio gusto. Yo ya no sabía cómo sobrellevar lo que sentía por él . Prefería tenerlo como un fantasma en mi vida. Prefería estar solo, con la idea de él, que con él, sabiendo que no podía pasar nada entre nosotros.

Cuando estando en la preparatoria, él se mudó a otra ciudad, me llamó para decirme que se iba y que quería despedirse. Yo fui con mi hermano menor. Mi mamá me había prestado el coche. Poco recuerdo de la despedida. No tuvo ningún detalle especial. Lo que recuerdo es manejar de vuelta a casa, con mi hermano en el asiento de al lado.

Apenas me subí al auto, de vuelta a casa, después de haberme despedido, comencé a llorar a mares. Fue entonces que lo supe.

No sabía explicar lo que sentía. Mi hermano no podía creer lo que veía. Yo le pedí que no dijera nada y lo cumplió. No les dijo a mis padres. Apenas podía conducir. Las lágrimas no me dejaban ver. Tuve que detenerme. Lloraba como sólo he visto llorar a las madres que pierden a sus hijos en las películas y como sólo he llorado un par de veces en mi vida.

Yo no había visto a aquel niño en meses y el que estuviera en la misma ciudad que yo o no, no hacía la menor diferencia. Sin embargo, ahora que habíamos tenido formalmente una despedida, mis sentimientos habían experimentado al fin un rompimiento. Si bien no se rompía una relación, porque no había tal, era el simbolismo de que tenía que dejarlo ir de mi vida lo que hizo que todos los sentimientos se abalanzaran.

Nunca había sentido algo tan fuerte y no volvería a sentir algo así en mucho tiempo. Era como si alguien hubiese tomado unos fórceps con muchos ganchos afilados y me estuviera jalando el corazón lentamente, desgarrándome por dentro. Se iba el gran amor de mi vida hasta ese momento y no sabía qué hacer con lo que sentía.

Tardé muchos años más en poder ordenar mis sentimientos, y saber quién era realmente. Entre las creencias religiosas que me inculcaron mis padres y la presión social por no ser ¨del otro lado¨ no vine a salir del clóset ante mis padres sino hasta que tenía 22 años. Incluso entonces ellos me pidieron que fuera discreto.

Hoy el recuerdo de ese amor platónico de adolescencia es algo que me deja una sensación muy agradable por dentro. Todavía me lleno de vergüenza cada vez que recuerdo una de las decenas de cosas que hice para comportarme ¨normal¨ y al mismo tiempo demostrarle que lo quería, y que terminaban siendo rarísimas.

No he hablado con él en años. Una de las últimas veces que hablamos, le dije que era gay. Él automáticamente dijo ¨yo no¨, como si hubiera sido necesario aclarar esa parte. En otra plática le revelé que él había sido mi motivación en muchos aspectos de mi vida para ser una mejor persona. No me atreví a decirle que estuve enamorado de él.

Por mucho tiempo pensé que él habría sido mi pareja ideal. Fantaseaba con que él un día descubriera que era gay y que me amaba. Hoy me doy cuenta que era un sueño guajiro. Claro que todo era grandioso con él. Lo que había era una linda relación de amigos. Nada más. Todo lo romántico sucedía en mi cabeza. ¿Cómo no iba a ser perfecto?

21

Así salí...

Lo dijo Life in Paradise el 23 de noviembre de 2009 , mientras ordenaba
Al ser hijo de padres divorciados, creo que mi mente se ocupaba más en distraerme en cosas que no me afectaran realmente, honestamente de niño, nunca sentí la posibilidad de que me gustará lo que ahora más me gusta ósea los hombres, primero por el factor de vivir en varias ciudades del país y segundo por que viví sólo con los abuelos por varios años bajo una estricta educación donde los juegos con otros niños no eran tan comunes.

Después de un noviazgo de 3 años durante mis años de preparatoria, ese amor bonito se fue, con la "La primera vez" se perdió todo el interés, mi relación pronto se había ido a picada y eso termino días después de navidad, la mas triste en mi adolescencia. Decidí ingresar al equipo de atletismo de la prepa, me esperaba ya pronto la universidad y no quería entrar como el niño que siempre me habían visto y eso también me podría ayudar con la problemática del terminar con la novia. Con la escuela un tanto llena, mi cabeza no tenia lugar ya para ese amor de adolescente, al fin y al cabo tenía muchos amigos y mis hormonas poco a poco se enfocaban más a los shorts ajustados de mis compañeros de atletismo, que en otra cosa.

Pablo se convirtió en mi mejor amigo en el último año, se había vuelto el confidente y la escuela y la entrada a la universidad era lo más importante para ambos, el tenia novia y yo no quería involucrarme sentimentalmente con nadie, tenia pocos meses de estar sólo y en ese momento no quería saber de niñas, pero algo estaba cambiando y lo empezaba a aceptar muy dentro de mi. En muchas ocasiones me había quedado a estudiar hasta tarde en casa de mi amigo y poco a poco se daba una fijación más en la entrepierna de Pablo, que en el libro de Contabilidad.

¿Qué me pasa?, ¿por que me gusta tanto?, eran preguntas que poco a poco se hacían en mi cabeza, el ser gay era difícil de aceptar por miedo de ser señalado o criticado y él jamás había hecho una señal de que le importara que yo estuviera muy cerca, lo que menos quería era perder un amigo por raro, loca o marica.

En la última semana de escuela, mi examen final de contabilidad sería la cosa, mas sencilla de realizar, mi mamá se había casado con Raúl y los dos era contadores de profesión, pero para Pablo las cosas no eran tan fáciles ya que en varias ocasiones me había comentado que no podía con la materia, así que poco a poco lo fui ayudando con esta. “Las cuentas T”, eran lo que más les preocupaba al salón, pero para mi no, no había nada de que preocuparse, por lo que esa tarde Pablo me acerque a ayudar a mi cuate y terminó aceptando con un "pero que sea en tu casa así estaremos mejor solos, no se lo digas a nadie", mis piernas temblaron y decidí que así fuera, creo que tenia ya la idea de que algo pudiera ocurrir y yo era el más interesado en que eso pasara, así que prepare todo para poder descubrir a ese que llevaba dentro.

Terminamos de estudiar alrededor de las 9:30 de la noche y me dijo que hacia mientras llegaban por el, que ¿por que no veíamos tele mientras llegaba la hora de que sus papas lo recogieran?, yo no me negué en lo absoluto y lo lleve directamente a mi habitación; a que lo que más quería pudiera ocurrir, viendo la tele, los primeros besos y caricias por debajo de una manta no se dejaron esperar, terminando en una primera vez que fue realmente más de lo que esperaba.


Pocos días después de los resultado de admisión a la universidad y siendo aceptado en Administración mi mamá me organizó una fiesta, ya empezaban a verse cervezas y uno que otro cigarrito se escondía detrás del coche estacionado, cuando Pablo llego, nos abrazamos y nos dijimos ambos que lo habíamos logrado, solo recuerdo que en ese momento mi felicidad al verlo era lo más importante que tenía y en ese momento decidí que debía darle rienda suelta a lo que quería que ocurriera, días después mi mamá me pregunto por que Pablo se quedaba tanto a dormir y por que entrar a mi cuarto era imposible más cuando sólo veíamos tele, así que me pidió le contara que estaba pasando y que no importara lo que fuera ella siempre me iba a aceptar.

Así poco a poco mi familia y amigos se fueron enterando, Pablo dejo a su novia y salio del closet también, fue bueno el tiempo que estuvimos juntos, y fue mejor descubrir y aceptar lo que realmente había dentro de mí. Ahora mi vida es libre y aceptada, no me dejo de nadie y hago lo que quiero con responsabilidad, amo y quiero por igual, disfruto mi sexualidad y vida con la plenitud de saber que no le falto el respeto a nadie.

Por que a partir de ahí descubrí… How to become a real bitch!

17

"¿Cuándo te hiciste así? " o "Collage"

Lo dijo Carlos el , mientras ordenaba ,
—Pero si tú anduviste con Paloma ¿no?—decía mi hermano mientras caminábamos, como de costumbre, por el lago.
—Supuestamente...—le respondí—, pero pensándolo bien, creo que solo fué porque me lo decían todo el tiempo. Que ella quería conmigo. Me decidí llegarle, y ver que rollo. Aunque claro, nada funcionó y hasta ella misma me cortó. Mejor eso que decirle la verdad.
—Y entonces... ¿Cuándo te hiciste así?—claro que mi respuesta sería, "No tengo la menor idea".

Unos cuantos meses antes de esta charla, habría pasado una de las mas extrañas experiencias de mi vida. Y también, exactamente unos día antes de la experiencia extraña, habría amanecido en la cama de un chico mucho mayor que yo, sin que hubieran pasado mas que unos cuantos besos durante esa noche, ya que la ansiedad y una especie de miedo, lo impidieron....

Aunque esperen, que mala imágen da esto de mi, y aparte, no contesta la pregunta de mi hermano... quizá sería mas fácil comenzar por el principio.

Desde que era muy chico, mas aún de lo que soy ahora, mis padres evitaron hablarnos de ese bello tema llamado sexo. Algo bastante común desde mi punto de vista. Pero lo curioso radica en que únicamente parecía estar prohibido el tratarlo con ellos, no en los demás ámbitos de la vida, incluyendo a una de mis mas grande influencias hasta ahora, la televisión. Ahí podías ver de todo, desde lo que a mi parecer fué el boom de sitcoms para adolescentes gringos frustrados y que yo casi ni entendía, caricaturas basadas en la violencia y personajes bastante bizarros, películas de gran contenido erótico/sexual (y si algo me emocionaba de esto era ver el cuerpo de algún chico), el inolvidable "Espacio de Cositas" en el canal 5, y ahí mismo el castrante "Se solicita su ayuda para localizar..." Para bien o para mal todo lo que sabía de sexo, y de muchos otros temas, lo aprendí gracias a la nana virtual. Y si bien el sexo,el amor y la diversidad, no eran visto por mi como algo completamente desconocido, eran algo que comenzaba apenas a formar parte de mi infantil mente, aún ocultandose tras una capa de niebla puritana.
Y también, como no crecería rarito. Que puede pasar si te desarrollas entre la Trevi, Fey, el Amor a la Mexicana, la muerte de Selena, los años mosos de Shakira, la decadencia de Flans, Livin la vida loca, Lin May apareciendo en un video musical... y en el plano internacional... la "fiesticienta" Kate Moss, y la no menos desmadrosa Madonna, y hasta la Aguilera y la Britney. Que se podía esperar de mi caray.

No, como creen, solo bromeo con esto. Mmm, si todos se hubieran traumado así, en mi generación no habría gente "hetero", y bueno quizá tampoco en los ochentas, ni en el nuevo milenio... Aparte crecí mas con la idea del "Live and Let Die", la máxima "Let your feelings slip, boy, but never your mask", la expansión de "Lethal Industry", mucho "Linger", y no menos "Tonight, Tonight", la etapa final de una de mis bandas favoritas con "Stargazer", los inicios de lo que sería uno de mis hits "Army of Me" y, obviamente, la celebración y el desamor del mariachi. Aún así, esto no contesta la pregunta de mi hermano, será mejor empezar no desde el inicio, sino mas bien desde un poquito después.

En mi primer año de secundaria tuve novia. Fué lo mas intrascendente que me ocurrió en ese entonces. Anduve con ella mas a regañadientes que por esas típicas maripositas en el estómago que se empiezan a dar por esos días. Y todo terminó como empezó, sin expectativas y mucho menos definición. Hasta que apareció este chico, con sus espuelas y sombrero, que llega en su hannoveriano, lo hace relinchar, baja de este de un brinco, se acerca, me mira, y planta tamaño besote. Al menos así lo veía mi mente. Me encantaba sentarme junto a él, siempre hacía todo lo posible para que nos quedaramos a solas. Pero nunca funcionaba. Y cuando lo lograba, no sabía que decirle. Él era amigo de los chavos desmadrosos del salón, y antes de que apareciera, jamás había sentido el querer estar con alguien de una forma tan grande. No sabía si era el hecho de que parecía ser mayor, sus ojos tan expresivos, su sonrisa algo idiota pero que me hacía sentir bien, o el que sus papás tenían caballos, rancho y que sabía del Lienzo Charro. Había algo que me emocionaba bastante cuando podía tan siquiera saludarlo. Pero, en esa escuela, yo era el nuevo, el que acababa de entrar (aunque ya era el segundo año que estaba ahí), y si bien no era el rechazado, los amigos escaseaban. No podía darme el lujo de que el ya descubierto (por mi, claro) "gusto por los niños", me dejara mas solo que un stand de discos de Zabaleta. Así que en la secundaria nadie sabía nada de esto y el beso que tanto me imaginaba nunca se dió. Ni con él, ni con el chico de prepa que siempre me miraba, ni con el primer güey al que pude llamar amigo, ni con ninguno de los otros niños que tanto me gustaron.

Y bueno claro que nadie sabría, se imaginan, a esa edad pocos dirían abiertamente "me laten los niños" con lo crueles que son los pre-pubertos. De cualquier cosa, una burla tremenda. Y sigo sin contestar la pregunta... Tal vez si empezamos por algo de esto...

El primer beso que me dieron fué por parte de un chico, o no, esperen, mejor relatando la primera vez que tuve sexo, o que la primera vez que me vine (concientemente al menos) fué por culpa de la foto de un hombre... ¿Pero eso contesta la pregunta?¿Se puede contestar siquiera?¿Era la intención de mi hermano hacerme cuestionar toda mi vida hasta ese entonces?¿En algún universo paralelo habría un yo "hetero", al que en lugar de que las chicas se le acercaran, fuera acosado por los chicos?¿Me habrían puesto en la dimensión equiviocada?¿Porque no podría estar en su lugar?...


—Y entonces... ¿Cuándo te hiciste así?—preguntó, justo cuando no se escuchaba nada mas que nuestros pasos.
—No tengo la menor idea—respondí.
—¿Cómo que no sabes?—me decía algo impaciente—Debes saberlo—se notaba algo avergonzado pero sabía que no dejaría de preguntarme. Le contesté de la forma mas sincera que pude.
—No sé, solo soy así y ya. Me siento bien y feliz—minuto de silencio.
—Pues eso es lo importante, creo, mientras tu te sientas bien así, lo demás no importa—dijo, seguramente parafraseando alguna película cursi...

Lo sabía desde antes de que me cuestionara y me hiciera pensar de esa manera, entrelazando tanta cosa rara y sin sentido que vino a mi mente cuando escuche la pregunta. Pero creo que desde ese momento se aclaró... y pude aceptarlo tan tranquilamente.



22

CUANDO LO SUPE

Lo dijo Antonio Fidalgo el 20 de noviembre de 2009 , mientras ordenaba ,
Los sospechaba desde los 9 años, despeje algunas dudas a los 15 y me despoje de otras a los 21. Pero siéntense, les platico ahora que la mesa esta servida….

En esos días de la infancia tenia un vecino con el cual me encantaba pasar tiempo, era feliz cada vez que jugábamos fútbol en el mismo equipo, o bien éramos parte del mismo bando en las guerras de almendrazos teniendo como trincheras las bardas de las casas…me encantaban sus ojos verdes y su cabello claro, los adultos decían que lo mi era una necesidad de un hermano mayor…yo ni opinión tenia al respecto, solo sabía que me gustaba estar con el, lo prefería sobre todos los demás vecinos y compañeros.

- ¿me alcanzas la azucarera?-, a los 15, puf! tremendo, en el maravilloso Puerto Vallarta y con un hotel como hogar descubrí a un botones de acaso 18 años, su sonrisa me impactaba, sus brazos torneados, obviamente era mas gusto que admiración, así que cuando un día me saludo comenzamos a platicar con esa distancia que existía entre huésped y botones, misma que se rompió un 25 de junio, el tenia libre la mañana, yo no tenia a nadie a mis espaldas ese día, así que fuimos a la playa, entre los juegos de manos, pasamos a pasos agigantados al sexo…ahí lo di por cierto, el placer que sentí sigue siendo hoy día difícil de describir…las dudas se despejaron, yo era diferente –¿ya probaste que rico esta el café?-…sin embargo junto con ese conocimiento llego la culpabilidad y la vergüenza, ambas me llevaron de al mano de regreso a mi habitación de hotel y a un oscurantismo que hoy me da risa, pero en aquellos días fuente de mis pesadillas.

-Disculpa la molestia, ¿me pasas una servilleta?- A los 21 después de muchos libros leídos, de algunos complejos puestos en maletas que hoy no se donde están ( y si alguien las encuentra quédeselas, que no las quiero de vuelta), y de noches largas al acecho de una presa ( de la cual usualmente yo me convertía en presa), y de muchas botellas en las cuales quise dejar las penas que el ocultar ser distinto me provocaba llegue al diván del psicoanalista que me dijo que tenia que escoger entre ser feliz siendo quien era o tratar de ser feliz siendo quines los demás querían que fuera…….

Ya saben cual fue mi elección…..con conocimiento de causas y efectos, fue entonces cuando lo supe.

……..-¿te apetece un traguito de limoncello?

http://

10

Todo comenzó con un sueño...

Lo dijo Yoyo el 19 de noviembre de 2009 , mientras ordenaba ,
Antes de explicarles cúando lo supe; me gustaría contarles cuándo lo sospeché. Como el título de mi post dice "Todo comenzó con un sueño...". Si mal no recuerdo era mi quinto año de educación primaria cuando tuve un sueño un tanto perturbador, pero a la vez muy inquietante. Un doble sentimiento completamente nuevo para mí.

Bueno... ahí va el sueño, espero no se extrañen (cada que lo recuerdo pues sí se me hace fuerte, pero era un niño y fue un sueño ¿ok?). Estaba con mis compañeros de salón y había como unos vestidores en algún lugar de la escuela; algo raro por que no habián ese tipo de instalaciones. Estos vestidores eran todos de azulejo blanco (techo, piso y paredes) y camas cuadradas (también blancas) distribuidas casi todas en el centro. El ambiente totalmente templado y seco (sin llegar a ser caluroso). Sí ya sé que están pensando la mayoría, pero fue creación de mi subconsciente potencializado por mis hormonas. ¿O de qué otra forma podría yo haber soñado con un lugar así, sin antes haberlo conocido o visitado? Supongo que regresábamos de clase de educación física o alguna práctica, por que llegábamos a este lugar para cambiarnos de ropa. Para mi sorpresa todos nos quedábamos en ropa interior (trusas blancas) y nos recóstabamos en las camas. Vaya, la sensación que tenía era de descanso, tranquilidad y relajamiento. No hubo un acto sexual entre mis compañeros y yo o sólo entre mis compañeros. Pero sí había el roce de nuestros cuerpos; para acomodarnos, recostarnos sobre alguien más y hasta llevar acabo jugueteos inocentes (sí, de esos que son el preámbulo de varias escenas de peli porno; pero aquí sólo se quedaban en jugueteos).

Cuando lo recuerdo (y ahora que lo platico por segunda o tercera ocasión) lo percibo muy rápido, pero para mi todo iba más lento. Trataba de entender qué estaba pasando mientras yo estaba recostado junto con mis compañeros, pero a final de cuentas fue más el deseo de disfrutar estar con ellos y de esa forma (sin que ninguno de nosotros adoptáramos una actitud extraña). Obvio lo primero que pensé al despertar fue: "¡¡¡Wooowww!!! ¿Pero qué fue eso? ¿Así o más bizarro mi sueño". Varios días lo reviví una y otra vez en mi mente, sin llegar a sentir algún tipo de excitación; sólo placer. No volví a soñar de nuevo algo así por mucho tiempo. Y extrañamente, tampoco deseaba que se volviera realidad, sólo continuarlo o por lo menos repetirlo tal cual.

De ahí en adelante, siempre tuve conmigo la espinita del sueño. Latente por bastante tiempo. Siempre disfruté más estar en compañía de mis amigas del salón. No me gustaba el football, pero sí jugaba con mis amigos a otras cosas. Por eso, yo creo que no me veían "tan raro" o hacían comentarios sobre mis gustos. Mientras el tiempo transcurría, le llegué a una amiga (quién me bateó y a la cual cada que veo bromeo con ella que por su culpa me volví gay ¡Jajaja!) . Me besé con una compañera del otro salón en una fiesta (sin que eso fuera algo "¡¡¡Wooowww!!!" para mí). Disfruté de ver e intercambiar material pornográfico (principalmente películas y revistas, obvio bugas) con mis amigos de clase y ocasionalmente reunirme con ellos para apreciar tal material.

Al llegar estas últimas prácticas fue cuando el sueño (y sus sentimientos) brincaron, llamando de nuevo mi atención. El motivo principal; que lo que hacía con mis amigos de la escuela se asemejaba bastante a mi sueño de la primaria. Comencé a fijarme más en los tipos de las pelis porno y sobre todo a fijarme más en mis amigos cuando estábamos juntos. Lo anterior no me asustaba, al contrario, me gustaba pero sabía que tenía que hacerlo discretamente y guardarlo sólo para mí. Mis sospechas eran cada vez más grandes sobre si yo quería: de nuevo besar a una niña o probar besando a uno de mis amigos.

Alguien muy especial llegó a mi vida, mi primer amor platónico y gracias a Dios se materializó en el cuerpo de un varón. Pero no cualquier varón, uno casi perfecto. Más alto que yo, atlético, bailarín de danza contemporánea, aplicado en la escuela, consentido de los profesores, siempre sonriente, se preocupaba por mí, no tenía miedo a abrazarme en público, me buscaba para saludarme, para despedirse, todos lo conocían, muchos lo criticaban, pero la mayoría lo querían. En cambio yo, lo amaba. Era ponerme nervioso al verlo acercarse; para luego experimentar la más grande tranquilidad al escucharlo, sentirlo y olerlo. Fueron más de dos años de estar entre la tierra y el cielo. No probé sus labios, pero estaba seguro que eran parte de la divina proporción. Perdí todo contacto con él después de la muerte de su madre. Hasta hace unos cinco años lo volví a ver en el cine, acompañado de su novia. Nos reconocimos y saludamos, para después ser presentados ella y yo. Al querer despedirme, pensé en voz alta y le dije "Gracias!", obvio no entendió. Sin nervios ni nostalgia, sólo sentimientos gratos.

Él fue parte importante para definirme y aceptarme como soy. Sobre todo de la forma más placentera que hubiese imaginado. Miguel Rodrigo, contigo fue como lo supe.

11

AVISO

Lo dijo Gus el 18 de noviembre de 2009 , mientras ordenaba ,
Interrumpimos esta sabrosa autobalconeada para informarles que hoy es el cupleaños de nuestro choquito-convertido-en-norteño Noé. Mi rey, de parte de todo el staff de esta mesa:

¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS!!

Y como no tenemos pastel, te mandamos este bizcocho, que me pasé toda la mañana amasando:


Se acuerdan de él, seguidores? jojojo. Continuen disfrutando del chisme, que está rebueno.

26

Cero dramas...

Lo dijo Champy el , mientras ordenaba , ,
Atípico y no es por pose.
No recuerdo por mas que intento, desde el primer día de las definiciones, un día en que yo haya renegado, llorado, maldecido o sufrido por mi estilo de vida.
Y no se como hacerle para no caer en contradicciones, pero lo juro con las 2 manos sobre Calcifer. Desde el mismo día, he intentado repasar, recordar, ordenar, comos, cuandos, porques.... y no me gusta el resultado, y no por que me asuste lo encontrado, o me averguenze de lo que veo no, si no porque me digo a mi mismo: Y como carajos vas armar una entrada interesante así, sin nada que le otorgue valía al espacio que te han cedido Champignon desgraciado!
Pues trataré entonces de irme de atrás pa-lante, y supongo que todo se ira acomodando.

1a etapa
Cuando el champiñoncito rondaba por los 4 años, o mejor dicho, entre los 4 y los 7, la pajarraca que puso el huevecillo tenia una amiga, señora distinguida fina y adorada por todos en mi casa, la cual, madre soltera de un vástago amiguisimo del esposo de mi madre, patán carismático de alrededor 22 años, en ese entonces, ambos tenían entrada libre las 24 horas del día a nuestro santo nido.... era común que un servidor y mi pequeño hermanito nos pasábamos las horas y los días al cuidado del par citado. Por mas que trato, no recuerdo el primer día, que él, tomó mi manita, y la puso sobre su miembro.
No exagero al repetir, el cariño que había entre las 2 familias, por lo que en ese momento, yo no pensé mal, ni me asusté ni lloré ni grité, no hubo una marca dolorosa respecto al momento, en términos reales no recuerdo el primer momento, pero supongo que así debió haber sido. Quizá los 5 días de la semana él nos cuidaba por las tardes, quizá los 5 días de la semana ocurrió lo mismo.
Nunca fue mas allá. Por esos días, si yo veía Los ricos también lloran, no era por el mega-drama de Mariana Salvatierra no, era porque yo idealizaba que un hombre como Rogelio Guerra compartiera su vida conmigo (oratillo desde chiquillo!). Lo que son las cosas, si ahora he de descartar un tipo de hombre de mis gustos es ese, el clásico rubio bonito. Prueba de no se que.
No se confundan, si veía Los ricos también lloran era solo por él, lo mío lo mío lo mío desde entonces, eran las peliculas de Dolores y Ninón. Pedro Armendariz y Jorge Negrete balanceaban al rubio bobo lagunero.
Yo jugaba con carritos debajo de las mesas del congal de mi abuela, escuchando a Lucha Villa y Lola en la rockola, mientras las putas lloraban y se desgreñaban por los favores del chulo que a mi me llevaba dulces y cargaba en hombros. Solo recuerdo sus hermosos ojotes y su enorme bigote que enmarcaba unos dientes bellisimos.

2a etapa
Crecí además, en un ambiente muy familiar(ups), cuidado por primas mayores que me educaron (aja) y primos de mi edad que fungían como hermanos... uno de ellos, Edgar, evidentemente la naturaleza decidió por él desde muy pequeño, o quizá desde antes de su nacimiento, pero el fue mi cómplice de correrías y pareja en esa etapa de descubrimientos, porque en la primera etapa no era consiente, yo no lo elegí. Curiosamente desde esa época empezaba a detectar características hoy habituales en mi, ya reparaba en mi exagerado análisis y mi manía por hacer preguntas irrespondibles...un ejemplo. Niños al fin y al cabo, si jugabamos a las películas yo siempre asumía y agandallaba el papel del Santo... nunca tuve un roce con Edgar, ya que él siempre quería ser la Reina de las mujeres vampiras...y él feliz por que yo siempre lo mataba con mis super poderes.... no estoy seguro si en esta etapa me aficioné a eyacular, pero si estoy seguro que aquí fue la primera vez.
Además del Santo (al cual veía pero mi adoración era por las Velázquez), empecé a entender al Indio, y a obsesionarme por Buñuel. En esta época también Comala llega a mi vida.

3a etapa
De joven, adolecente, probablemente si tuve un breve periodo de ambivalencia, dice mi hermana la mas sabia, que es natural, yo le creo, todo le creo a ella. Pero ni paso a mayores ni me marcó.
Es quizá en esta etapa cuando sí me cuestionaba lo ya evidente en mi. En mi caso cuestionar no es sinónimo de renegar, que quede claro, yo cuestiono porque Mauricio Babilonia es seguido por un halo de mariposas amarillas, y si lo cuestiono, es porque yo también las quiero tras de mi.
Dejé de ver a Paco por lo menos 10 años, muere su madre y simplemente se aleja de nosotros. Nunca sentí odio ni rencor hacia su persona en mis años posteriores, pero si dudaba de mi reacción ante su presencia, no sabia si lo mataría a golpes o buscaría que repitiera sus perversiones en mi. Curiosamente, mas lo recordaba por una enorme imagen que colgaba de su pared y que ahora poblaba mi vida, Ernesto fumando y sonriendo, sonriéndome a mi y a nadie mas que a mi.
Finalmente lo volví a ver y no hubo rabia ni golpes ni reclamos ni..... solo lástima. Lo encontré chiquito, aquel hombresote que cuidaba de mi personita, ahora me llegaba al hombro y ese brillo en su mirar, mis padres y hermanos pensaron gusto. Él y yo sabíamos que no, era arrepentimiento, y sus ganas de llorar no se las contuvo, yo ví una lágrima. Ya Buñuel y Jodorowski me protegían, curiosamente, sus mundos de esquizofrénicos y neuróticos me daban fuerza para no temer. Curiosamente veía a Lucha y a Blanca parte de mi. Ya fuera cantándome o mutilándome.

4a etapa
Afortunadamente, me hice hombre eligiendo, y creo que lo aprendí bien, digo, he cometido mis errorcitos, digo digo digo, guapo lindo carismático exitoso si! Pero bien humano, y con ello falible. He tenido la fortuna de tener en mi vida a 2 hombres maravillosos que sí, me han marcado. El primer amor, como tal tenía que ser, de nervios y de emoción, con monitos de peluche y con celos y serenatas, si, conozco esos amores, así fue el primero de los mios y lo sigo amando. El segundo ya yo bien maduro e intelectual, se debatía entre atardeceres poéticos veladas políticas y amaneceres perversos. Como he amado yo a este hombre, los 20 minutos que llevo tecleando frente a este aparato, alguna vez se me erizo la piel recordando, quizá el cumulo de recuerdos, pero ahora se me fue una lágrima pensando en el él, en mi nalgoncito. Afortunadamente todo tiene inicio y fin, gracias a ese correcto fin, si hoy necesito un riñón o cambiar una llanta, yo se que él lo haría así me hubiera ponchado en Siberia.
Miyazaki y WKW vienen a mi vida, me dicen que estoy loco pero soy normal! Ahora entienden lo de las contradicciones?, Uno me grita cada que lo veo, que los principios en estos tiempos no valen mucho o casi nada, pero al final me mantendrán a flote. Él otro me grita que para que me hago wey!!! Que todo lo tengo claro!!!! Que las patas nunca me van a salir!!!! Que Blanca Guerra se desangró todita y no murió!!!! Que toda la vida se la jodió a su hijo! Que Yuddys bajan porque bajan, pero a su debido tiempo!!!!

Entonces no entiendo, y mejor dejo de cuestiononarme.

Repítolo.
Lo mío lo mío lo mío, es la volada, y mis alas están bien fuertototototas, como todo yo.
Quien quiere ride?

Que feo título.
.
Siempre lo he tenido claro.
.

25

Entonces lo supe

Lo dijo Gus el 17 de noviembre de 2009 , mientras ordenaba ,
Tenía seis años y estaba sentado frente a nuestro recién comprado televisor a colores. En la pantalla aparecía un grupo nuevo de cinco chicos, vestidos cada uno de un color diferente. Al principio, sus canciones no me gustaban tanto, pero no podía dejar de ver al chico del traje rojo. Con el cabello lacio casi cubriendo sus ojos y una especie de overoll rojo ceñido delineando su cuerpo, provocaba algo en mí, algo que no entendía muy bien. Me gustaba verlo. Entonces lo descubrí.

Meses más tarde, jugaba con uno de mis vecinos en la sala de mi casa. Mi vecino, seis años mayor, de pronto comenzó a jugar colocándose encima de mi, mientras me ponía boca abajo en el sillón. No podía moverme. sólo sentía su peso, su calor y sus movimientos sobre de mí. Era agradable. Entonces descubrí que me gustaba.

A los once años, jugaba mucho con dos de los hijos de la pareja que cuidaba nuestra casa. Nuestra casa, la casa de los vecinos y la de los cuidadores se encontraban en el mismo terreno, con entradas separadas, pero sin barda alguna que las dividiera. Me gustaba ir a casa de los niños. Eran pobres, pero compartían lo que tenían con nosotros. Su mamá hacía las tortillas con manteca y sal más ricas que haya conocido el Universo.Cuando jugábamos, nos metíamos bajo las sábanas y con frecuencia nuestros cuerpos se rozaban. Me gustaba sentir al mayor, tenía nueve años y su pene se ponia duro con facilidad. Me gustaba sentir como se rozaba, pero también me daba miedo intentar algo más. Era extraño, desconocido. Un día que mis papás se encontraban fuera, fuimos a mi casa y lo toqué todo. Le pedí que se pusiera sobre mí para sentirlo y me puse sobre de él para que me sintiera. Entonces lo viví.

Tenía quince años una tarde cuando, encerrado con uno de mis primos en su cuarto, iniciamos nuestra sesión de jugueteo erótico. Nuestros juegos habían comenzado un año antes, a mis catorce y duraron varios más, hasta mis veintiuno. Él era un año mayor que yo, guapo y con un cuerpo hermoso. Yo era muy delgado, con el cuerpo muy definido y mi gran chiste eran unos hermosos ojos cafés y una linda sonrisa. Se quitó la camisa, me quitó la mía. Intenté incorporarme de la cama y se apoyó en mis manos, impidiéndome moverme. Entonces me besó en la boca. Fué mi primer beso. Y sentí como algo explotaba en mi pecho. Y víví unos años entre el placer y la culpa.

En la Nochebuena del año que cumplí veintidós, estaba sentado en la recámara de mi abuela, la madre de mi madre, la mujer que más ha influido en mi vida. Habíamos ido, como muchos otros años, a pasar la Navidad a su casa. Le pedí permiso para hablar por teléfono con un amigo. Este amigo era mi novio, mi primer pareja. En la llamada no hubo palabras de amor, ni cariño. Sólo buenos deseos, la promesa de vernos pronto y saludos de él para mi abuela y de mi abuela para él. No le dije que un día antes había enfrentado a mis papás, confirmándoles que tenía novio. Después de dejar hablar a su dolor y que me dijeran lo mal que me iba a ir, mi papá me preguntó: "¿Y qué eres capaz de hacer por él?". Yo contesté: "Todo". Entonces comencé a ser libre.

Exactamanete un año después, mientras nos preparábamos para la cena sentados en la misma recámara, mi abuela me miró con sus ojos grises de tanto mirar y me preguntó: "¿Mijito, no le vas a hablar a tu amigo?". Entonces lo supe

16

CUANDO LO SUPE, INTRODUCCION.

Lo dijo Antonio Fidalgo el 16 de noviembre de 2009 , mientras ordenaba , ,

Buen inicio de semana, en esta ocasión mis compañeros a la mesa me han designado para ser quien presente el primer tema a desarrollar, así que vamos directo al punto.

Un buen día todos descubrimos lo que nos hace diferentes, lo que nos caracteriza y lo expresamos de algún modo, y cuando ese algo es una diferencia del común denominador en gusto por el sexo opuesto como única opción…aquí tienen nueve versiones de cómo fue “Cuando lo supe”

*Dos Hombres desnudos, coleccion particular Josep de Togores, 1931


17

Yoyo

Lo dijo Yoyo el 15 de noviembre de 2009 , mientras ordenaba ,
Describirme nunca ha sido algo que sea de mi completo agrado. Sobre todo por que tengo la mala costumbre de comenzar por mis defectos; como nos pasa a la mayoría, somos nuestros más duros críticos. ¿Quién soy? es una pregunta muy difícil que pocas veces me hacen (con el verdadero sentido) y casi nunca me formulo. Pero eso no significa que no disfrute conocerme; adoro las pláticas conmigo mismo. Esas que comienzo en cuanto me despierto, me baño, me visto, subo al auto, etc. hasta que un "Buenos días", "Con permiso.", "Gracias" o un "Jalou!" rompen el silencio para dejar en pausa la plática y comenzar una con alguien más. Vaya, cualquier momento sin interacción es buen momento para mí (me doy risa cuando me contesto en voz alta).

Comenzaré con detalles aleatorios sobre mí. Siempre sé: a quién quiero y que quiero hacer. Me gusta estar con mi gente; ya sean familia o amigos. Consentirlos es mi forma de mostrarles que los quiero. El tiempo es algo que me gusta distribuir de la mejor forma posible y termino por sentir que me hace falta más. Trato de cuidar mi cuerpo por dentro y por fuera. Soy educado y me expreso de la mejor manera posible; aunque a veces mi forma de hablar parezca de alguien mayor. Soy curioso y disfruto saber cómo funcionan las cosas; así es más fácil transmitir el conocimiento. Bromeo, a veces muy en serio; es la forma de sacar el actor que llevo dentro. Me encanta bailar y más cuando es acompañado. El romanticismo es algo que practico por gusto y creo que se tiene olvidado ya. La tecnología es algo que me apasiona y sobre todo cuando se aplica para mantenernos en contacto con lo que nos gusta. En las cuestiones del corazón me gusta ser práctico y no clavarme mucho en el mismo issue (eso lo he aprendido lento pero seguro). Los lugares iluminados son mis preferidos. Los 5 sentidos son básicos para mí; sobre todo el olfato y el gusto. Mi familia es chiquita y unida, eso jamás dejaré de agradecerlo. A veces sin planear tanto las cosas salen mucho mejor de lo que espero. Hay aspectos de mi vida que son rutinarios y así deben ser, vaya ya son de cajón. Estar de malas no va conmigo y cuando mi pasa mi mecanismo es ponerme serio y tratar de estar solo un ratito; así me calmo más rápido. El contacto físico es muy bueno para mí y trato de hacerlo con los demás. Cada noche hablo con alguien a quien llamo "Dios", le agradezco por el día (haya sido bueno o malo) le pido por mi gente (incluyendo a la que ya no está) y así duermo más rico.

Todo lo que soy es gracias a las decisiones que primero tomaron por mí (obvio, cuando era niño) y las que he tomado. Éstas últimas incluyen de todo: amigos, colores, amor, hombres, comida, familia, lugares, verdades, ropa, miradas, negativas, sacrificios, diversión, mentiras, opiniones, pendientes, desveladas, pláticas, llanto, esfuerzos, compañía, besos, escuchar, sexo, reír... Yo conozco a las personas a través de lo que me hacen sentir.

Terminaré diciéndoles que una forma de averiguar sobre alguien es observando. En este caso, leyendo creo que van a conocerme mucho mejor que este intento de auto-descripción. Estoy feliz de tomar mi asiento, en esta mesa para 9.

2

Autores

Lo dijo Gus el 14 de noviembre de 2009 , mientras ordenaba
Describirme nunca ha sido algo que sea de mi completo agrado. Sobre todo por que tengo la mala costumbre de comenzar por mis defectos; como nos pasa a la mayoría, somos nuestros más duros críticos. ¿Quién soy? es una pregunta muy difícil que pocas veces me hacen (con el verdadero sentido) y casi nunca me formulo. Pero eso no significa que no disfrute conocerme; adoro las pláticas conmigo mismo. Esas que comienzo en cuanto me despierto, me baño, me visto, subo al auto, etc. hasta que un "Buenos días", "Con permiso.", "Gracias" o un "Jalou!" rompen el silencio para dejar en pausa la plática y comenzar una con alguien más. Vaya, cualquier momento sin interacción es buen momento para mí (me doy risa cuando me contesto en voz alta).

Comenzaré con detalles aleatorios sobre mí. Siempre sé: a quién quiero y que quiero hacer. Me gusta estar con mi gente; ya sean familia o amigos. Consentirlos es mi forma de mostrarles que los quiero. El tiempo es algo que me gusta distribuir de la mejor forma posible y termino por sentir que me hace falta más. Trato de cuidar mi cuerpo por dentro y por fuera. Soy educado y me expreso de la mejor manera posible; aunque a veces mi forma de hablar parezca de alguien mayor. Soy curioso y disfruto saber cómo funcionan las cosas; así es más fácil transmitir el conocimiento. Bromeo, a veces muy en serio; es la forma de sacar el actor que llevo dentro. Me encanta bailar y más cuando es acompañado. El romanticismo es algo que practico por gusto y creo que se tiene olvidado ya. La tecnología es algo que me apasiona y sobre todo cuando se aplica para mantenernos en contacto con lo que nos gusta. En las cuestiones del corazón me gusta ser práctico y no clavarme mucho en el mismo issue (eso lo he aprendido lento pero seguro). Los lugares iluminados son mis preferidos. Los 5 sentidos son básicos para mí; sobre todo el olfato y el gusto. Mi familia es chiquita y unida, eso jamás dejaré de agradecerlo. A veces sin planear tanto las cosas salen mucho mejor de lo que espero. Hay aspectos de mi vida que son rutinarios y así deben ser, vaya ya son de cajón. Estar de malas no va conmigo y cuando mi pasa mi mecanismo es ponerme serio y tratar de estar solo un ratito; así me calmo más rápido. El contacto físico es muy bueno para mí y trato de hacerlo con los demás. Cada noche hablo con alguien a quien llamo "Dios", le agradezco por el día (haya sido bueno o malo) le pido por mi gente (incluyendo a la que ya no está) y así duermo más rico.

Todo lo que soy es gracias a las decisiones que primero tomaron por mí (obvio, cuando era niño) y las que he tomado. Éstas últimas incluyen de todo: amigos, colores, amor, hombres, comida, familia, lugares, verdades, ropa, miradas, negativas, sacrificios, diversión, mentiras, opiniones, pendientes, desveladas, pláticas, llanto, esfuerzos, compañía, besos, escuchar, sexo, reír... Yo conozco a las personas a través de lo que me hacen sentir.

Terminaré diciéndoles que una forma de averiguar sobre alguien es observando. En este caso, leyendo creo que van a conocerme mucho mejor que este intento de auto-descripción. Estoy feliz de tomar mi asiento, en esta mesa para 9.



Soy mi mirada.

Soy todo ojos, sonrisa y pasión. Traigo el corazón por fuera, como los santos, pero no por eso se daña fácilmente. Fui un niño tan deseado, que me tocaron las bendiciones de los que estaban antes que yo y los que estaban antes que ellos. El primogénito varón del primogénito varón para mi raíz libanesa. El primer nieto para mi raíz huasteca. Porque mi sangre, como la de muchos aquí, está hecha de muchas sangres y soy de los árboles de cuatro raíces. Fui un pequeño feliz, amado, inquieto y muy, muy curioso. Supongo que caminé a los once meses porque ya quería volar y comencé a hablar a los nueve porque, creía, tenía mucho que decir.

Las palabras son mis amigas desde siempre. Por ello comencé a jugar con ellas solito, casi a escondidas, en un pizarrón que mis queridos abuelos me regalaron. Fue a los cinco años que una querida amiga le contó el secreto a mis papás: ya las leía y las escribía. Y la amistad se ha hecho más fuerte cada día. Con la amistad de las palabras, vinieron las demás: la de los números y la biología. Y las expectativas. Sí, siempre creo expectativas increiblemente grandes en quien me conoce. Porque soy un buen espejo, porque si me ves grande te estás viendo a ti. Lo único malo de las expectativas es que siempre las cumplo. Y me tomó doce años de mi vida entender que no tenía que cumplirlas todas.

Soy cálido y caliente en más de un sentido, tal vez en todos. Sólo soy frío ante la emergencia, la histeria, la duda. Si me quitaran la mirada, me queda el cuerpo para expresarlo todo. Soy leal, pero no he sabido ser fiel. Eso sí, me entrego completito, tal cual, sin darme cuenta y en mi vida las cosas pasan como un huracán o no pasan. Siempre he creído que es la única manera. De hecho, hasta hace poco, no comprendía que hubiera otras. Porque soy muy niño y me gusta serlo y se que nunca creceré del todo.

Soy mi sonrisa. Si provoco una risa, ya hice mi día. Creo que mi trabajo, el de verdad, es ayudar a que los que están alrededor, cerca o lejos, entiendan que ser feliz es de lo más fácil. Me da por pensar que se me rompió el ala derecha y que por eso me duele siempre el hombro derecho y estoy acá aprendiendo cosas hasta que mi ala crezca de nuevo. Pero mis alas son de híbrido, con un pie en este mundo y uno en el otro. Y doy mensajes de esperanza, pero soy un mentiroso profesional. Creo en aprender de todo y de todos. Soy muy agradecido y siempre, siempre, me he sentido afortunado.

Soy mi mirada, pero sobre todo, soy la suma de todas las que en ella se reflejan.



Pues este que ven, retrato colorido, soy yo (perdón Sor Juana, por la mala paráfrasis =P). Noé es mi nombre. Significa “descanso”, en hebreo. Mi segundo nombre: Hervé. Significa “no sé en qué pensaba mi mamá cuando me lo puso”, tal vez esté en tojolabal o chol, nunca he sabido. Mi primer berrido, en una fecha palíndroma: 18-11-81. Mi punto cardinal: la tres veces heroica Cárdenas, Tabasco (aunque nadie sepa por qué es heroica, ja!!). Ahí dejé el cordón umbilical, ahí crecí y fui criado. El menor de 4 hermanos durante mucho tiempo, hasta que un día un rayo descompuso el televisor y mis papás, en lugar de llamar a un técnico, concibieron a Allan, mi hermano menor y mi mejor amigo desde hace ya casi 18 años. Carmen, mi abuela materna (QEPD), la figura de autoridad en la casa, dado que mis papás trabajaban. Quien es mi ejemplo por su abnegación, su esfuerzo y la devoción a la fe cristiana protestante que nos inculcó a mis hermanos y a mí. Aunque después yo haya decidido cambiar de dirección....

Paisano de personajes tan curiosos y diversos como Carlos Pellicer, Regina Torné...y Chico Che, la Tesorito, el Peje y Robertita Madraza, todos ellos con relevancia (lo queramos o no) en el ámbito político, cultural o jocoso de nuestro país. Crecí conociendo el ambiente rural y el urbano. Desde supermercados, avenidas, tiendas y electrodomésticos hasta casas con techo de palma, con fogón en el patio, agua de pozo y cocinas con aroma a tortillas gruesas de maíz, tamalitos de chipilín, dulce de nance y un buen vaso con pozol. Desde niño se me dio lo de andar de aquí para allá. Con la familia de mi papá, cortando cacao, caña y naranjas o alimentando pollos, vacas y pavos en las visitas dominicales con los abuelos. Con los compañeros de la universidad, subiendo y bajando cerros en busca de plantas, monos o aves, o picoteados por los mosquitos en los manglares cuando hacíamos trabajo de campo. O vagabundeando por Villahermosa, Ensenada, Oaxaca o Guadalajara.

Con las limitaciones presupuestales, a veces no era el cuerpo el que vagabundeaba. Era la mente. Y esta puede llegar muy, muy lejos. En la primaria y secundaria fui el ratón de biblioteca, el teto. Porque no jugaba fut ni hablaba de viejas encueradas. Porque siempre estaba leyendo sobre viajes, descubrimientos, ruinas perdidas en casa de la fregada, animales exóticos y sus hábitos…. Estos mismos andares me han traído desde hace dos años  esta ciudad del noreste del país. Violenta, calurosa y polvorienta a más no poder, pero con cierto “yo no sé qué”. Tal vez sea por el campo. Lo cual amo profundamente. Es ahí donde me siento más a gusto, sin ataduras de ninguna clase. Donde puedo poner en orden mis ideas. Donde, curiosamente, me siento más seguro y más feliz.


Aplico lo de "examínalo todo, pero retén lo bueno". Para todo: lo que leo, lo que escucho, lo que veo, lo que pruebo, las amistades, los encuentros. Soy amante de los cactus y las orquídeas, lo mismo que de libros sobre naturaleza, ejercitar el exterior pero más el interior, los buenos cuerpos y las aun mejores mentes, la fotografía, el hacer amistades y conservarlas, las charlas por teléfono con la familia ahora que están lejos, tomar eventualmente ollas y sartenes para cocinar o cantar hasta llegar a la nota más alta posible, sólo para divertirme. El repertorio no importa: Janis, Aretha, las León (Eugenia y Laura =P), Lila, Chente, Radiohead, La Santanera, Los Tigres...Lo importante es cantar.

Soy de la opinión de que cada quien con sus rollos, sus manías, sus fobias y sus filias puede hacer lo que mejor le venga en gana, pero que no dañen a alguien inocente. Vive y deja vivir, reza el lema. Y eso hago. No intento cambiar a nadie, no soy un modelo a seguir y me chocan especialmente las personas que van por la vida con actitud mesiánica pretendiendo enderezar lo que en realidad no está chueco. A veces peco de idealista, otras de muy nervioso, otras de imprudente, de cursi, de ser profundamente superficial y en otras de plano me paso de ingenuo. Pero esos traspiés son los que hacen que uno se detenga por un momento, reflexione, tome nuevos aires y vuelva a la carga, ahora con un enfoque y actitud diferentes. Por momentos ecuánime y hasta insensible. Otras veces con las emociones a flor de piel (Un bel dí vedremo y Up! me conmueven hasta la raíz de los cabellos, por citar ejemplos).

He pasado diversas facetas: el niño nerd, el púber confundido, el chico centrado y todo timidez y seriedad, el que se involucraba en actividades de la iglesia tratando de negar lo que era un hecho, el promiscuo lujurioso desinhibido, el “ya párale, guey, que la estás cagando”, el bobo incorregible…No sé aun qué nombre ponerle a la faceta en que me encuentro actualmente. Probablemente sería “la suma de todas las anteriores, con rumbo a los 28”. Híjole, no puedo creer que ya sean casi 28 años... No sé si Dios exista realmente, pero creo fehacientemente que si sigo aquí es porque hay un Plan en el que estoy involucrado. Y me siento agradecido por ello. Por estar aquí, cuando bien podría ser todo lo contrario. Y por supuesto, hay que tomar parte activa de ese plan antes de que llegue mi momento de irme, que no sé cuándo sea. Por ello lo de vivir cada día como si fuera el último. Soy Noé, soy biólogo, y más que estudiar la vida, la amo con toda la fuerza que puede surgir de este granito de arena. Minúsculo tal vez, pero no irrelevante. ¡Gusto en conocerlos!


P.D. A falta de pipa, porque no fumo, el peyote de la paz ¿Alguien gusta? 



vegano
porque, por el lado racional, no hallo la justificación de esclavizar, torturar y masacrar sistemáticamente a millones de seres año tras año y, por el lado emocional, me consterna el sufrimiento de otros

ateo
porque las explicaciones naturales se me presentan como más sencillas y congruentes que las sobrenaturales

amoral
porque la moral es subjetiva y cultural y prefiero al sentido común y la ética humanista

práctico
porque me gustan las cosas claras, concretas y concisas

atlético
porque no puedo desatender el único cuerpo que tendré

adicto a los viajes
porque, si no conozco países nuevos cada año, siento que me perdí de algo

adicto al cambio
porque cambiar de país, de cultura, de giro, de look y de vida me hace feliz

adicto a las lenguas
porque he estudiado seriamente 7 lenguas, he jugado con 5, y siempre querré más

poliamoroso
porque la monogamia no es la única opción

fuera del clóset
porque creo en generar cambio haciéndose uno patente

queer
 
porque ni gay, ni bi, ni hétero me satisfacen
 

afortunado
por tener 9 años en el mejor trabajo que podría haber para mí
   

congruente
 


cuatro elementos, varios puntos geográficos y 6 voces (español, inglés, francés, ruso, chino y árabe) han dado forma a mi vida:






Nacido en el año de 1980 bajo el signo de Acuario, mi nombre significa en hebreo "El amado" y así me siento. Soy originario de Xalapa, Veracruz, al igual que Jaime estoy orgulloso de mi estado y ciudad, aunque que por cuestiones del trabajo de mis padres he vivido y adoptado otras ciudades como parte de mi. Soy el del medio de 3 hermanos e hijo de una increíble mujer a la que amo con todas mis fuerzas y mucho mas que a cualquier hombre, mi padre fue por cigarros y nunca regreso, pero esa es otra historia, soy nieto de la última de las abuelas en la familia y soy tío de dos adoradas mujercitas de 4 y 2 años que iluminan mis días cuando me dicen "Hola tío" me llevas al cine.

Actualmente me radico en la ciudad de Cancun en el estado de Q. Roo, me dedico a la mercadotecnia trabajando para un famoso parque en la Riviera Maya llamado Xcaret y simplemente describo mi trabajo como pasional, armonioso, lleno de creatividad y comicidad aun que a veces mi carácter es muy simple. Mis amigos aquí se me han vuelto lo mejor que me ha pasado, me han llenado de buenos momentos y simplemente ellos se han vuelto mi familia adoptada, amo a mi gata llamada Camila, me encantan los loros y guacamayas y creo que algun día me gustaría volar con ellas con esa libertad con lo que lo hacen. Amo la música, me encanta Madonna y me considero un super fan de Dido, Lilly Allen, Christina y de mi Yuridia adorada.
Detallista, alegre, no peleonero, sincero, noble, orgulloso, vanidoso, deseoso, controlador, celoso, artista, enamorado, creyente, respetuoso, buen amigo, bailador, chistoso, sentimental, fácil de molestar, luchador, consistente, idealista, soñador, mente abierta, libre y muchas cosas más es como me podría describir, aun que en ocasiones mi carácter es un poco dócil dentro de mi se esconde un carácter difícil y complicado de entender, me encanta el cine, el baile y la cena de los martes con mis tres mejores amigos. Adoro participar en eventos de carácter solidario y recreativo.
En el amor me ha ido bien, he querido, amado, he sido correspondido y no, pero eso no me detiene a seguir soñando que un día podré ser tan feliz como muchos, me gustan mucho que alguien de quién te enamores tenga el compromiso de ser tu complicé en la cama y en la vida diaria, soy demasiado sexual pero eso no me hace meterme con cualquiera, llevo una vida responsable y eso me hace cuidarme mucho, pero bueno; no creo que mi vida sea del interés de muchos.
Creo en la libertad de las personas; mi meta en la vida es poder dejar un buen recuerdo mio en ustedes y que se me recuerde como alguien que simplemente te pudo robar un buen momento, miro a los ojos cuando hablo de mis sentimientos, y abro mis oídos cuando alguien necesita ser escuchado, me gusta que me abracen y que me tomen la mano en los momentos duros así puedo recargar la pila y puedo enfrentarlos. Se perdonar, por que simplemente quiero que algún día se me perdone.
Creo en Dios y se que el me cuida como a muchos, pero lo más importante en mi y con lo que más me gusta describirme, es que defiendo lo que siento no importando cuantas veces caiga, al fin y al cabo de eso se trata la vida.





Soy directo. ¿Se nota?

Cuando un día me dijeron lo que era ser ¨asertivo¨ me encantó la idea. A veces me paso. A veces tiendo a ofender por ser así. Pero creo que a fin de cuentas ser directo es bueno y no quiero cambiar.

Me esfuerzo por ser justo. Doy mis opiniones con la cabeza más fría posible. Esto lo aprendí de un amigo de la familia. Un sacerdote católico que parecía ser un robot, de tan claras que tenía sus ideas. De esas personas que ven lo blanco, blanco, lo negro, negro, y lo gris, con cierta tendencia a alguno de los dos extremos. Cuando nos perdíamos en discusiones siempre salía con comentarios como ¨momento, momento. Eso es el síntoma, pero el problema de base es...¨ y me dejaba con la boca abierta. El poder dar un paso atrás y ver el todo sin tomar en cuenta los detalles que nublan la visión total es un arte que espero haber aprendido bien de él.

Tengo un corazón muy blando, pero excesivamente protegido. Puedo ser el hombre más frío y no conmoverme ante una alumna que llora delante de mí para que le cambie su calificación y al mismo tiempo berrear al terminar de ver una película coreana en la que el nieto es un malcriado con su abuela muda y muy pobre.

Soy de mente ágil. Las cosas de la escuela se me facilitan mucho. He aprovechado eso para estudiar grados avanzados. No soy nerd, aunque muchos lo piensen.

Si pudiera escribir para vivir, lo haría. Nunca pensé que podría ser una profesión. No lo he intentado siquiera y quizás debería haberlo hecho. Nunca he tenido el valor de lanzarme a probar suerte. Pero mi pasión por escribir no es tan grande como mi miedo a morir de hambre si no la hiciera en ese ambiente. Por eso me he ido por la ruta más segura.

Igual sería cantante de tiempo completo si pudiera, ¿pero a quién no se le ha antojado ser ¨artista¨ y famoso? En mi caso cantar es algo más físico. Supongo que me libera endorfinas. No sabría decirles. No me he hecho estudios. Pero siento un gran placer en la garganta cuando canto una canción que me gusta, aunque no sea ni Pavaroti ni José José en sus buenos tiempos, claro. Tampoco soy José José en sus malos tiempos y me conformo con que cantar sea un hobby.

Tengo 32 años. Mentalmente me siento de veintitantos. Físicamente creo que tengo la edad que represento. Acepto mi cuerpo y mi forma de ser. Me caigo bien, y eso ya es mucho decir. ¿Cuántos pueden decir lo mismo? Me gusta pasar tiempo a solas.

Valoro mucho la plática de las personas. Las ideas interesantes son una de las cosas que me atraen más de los demás. Si alguien habla más de un idioma, seguro tiene mi atención.

Intento no ser presumido, pero no me callo mis virtudes ni mis logros. Me ha costado hacer lo que he hecho y si sale a colación, que se incomode quien quiera incomodarse. Hay mucha gente envidiosa que respinga cuando me oye decir que estoy por terminar el doctorado en lingüística. ¿Y qué? Eso estoy haciendo y me está costando trabajo. ¿Por qué me lo voy a callar?

Tengo dos hermanos. Soy el sándwich. Por algún tiempo pensé que debía tener el típico complejo del hijo de en medio. No es así. Los tres somos diferentes. Cada uno destaca por lo suyo en la familia. No les envidio nada y no creo que me envidien nada. Me gusta más cómo me llevo con mi hermano menor. Así es la vida. Qué padre sería que mis dos hermanos me cayeran igual de bien. No es así. Ni qué hacerle.

Quiero mucho a mis padres. Creo que no los trato con el respeto que debería. Me gusta la relación que tengo con mi papá. Me llevo con él como si fuera mi amigo. Nos decimos ¨güey¨ y ¨pendejo¨ tan tranquilamente. Igual nos peleamos cuando hablamos de política, pero tratamos de evitar el tema. Nos queremos mucho. Con mi mamá es más difícil. Tenemos un carácter muy similar. Sé que me quiere muchísimo y ella sabe que la adoro, pero es difícil que convivamos dos días sin pelear por pendejadas. Tratamos y tratamos, pero no podemos. Somos demasiado similares. Ni modo.

Crecí en Xalapa, Veracruz. Sí, lo escribimos con equis, no con jota. Con jota lo escriben los de fuera. Un decreto estatal determinó el cambio de escritura. Quizás para diferenciar a los nativos de Xalapa (xalapeños) de los chiles jalapeños. Pero pocos saben esto. Básicamente se sabe que alguien es de Xalapa por cómo escribe el nombre de la ciudad. Hasta en las carreteras federales dentro del mismo Estado de Veracruz el nombre de la ciudad aparece con jota. Nunca he visto un campo de chiles cerca de Xalapa, aunque juraría que el nombre de los chiles viene de ahí. Eso dice Wikipedia, pero... vamos... es Wikipedia. Igual podría decir que los elefantes son de Marte y me parece que no.

Sentimentalmente, tengo pareja estable desde hace aproximadamente 3 años. Es quien siempre busqué.

Veo muchísima televisión. Desde que era niño lo hacía. No me hizo idiota. Al contrario, siento que desde pequeño tenía un vocabulario más amplio que mis amigos precisamente por ver televisión. Veía muchos documentales, pero también caricaturas. Me aventaba la barra completa del canal 5. Desde Rogelio Moreno hasta que nos mandaban a dormir con Cantinflas show.

Me encanta la tecnología. Esto de los blogs es algo reciente para mí, pero le he tomado mucho cariño.

Básicamente así soy yo. Hay muchas cosas más de mí que podría decir, pero mejor las reservo para después, en otra plática, sobre esta mesa para 9.



Un chico mas corriente que común (lamentablemente).

Sobre mí persona que puedo decir, alguien bastante extrovertido y sociable con la iniciativa para charlar con cualquier persona que esté dispuesta a hacerlo conmigo. Vivo entre la ligera línea que separa el sentimiento de la razón, y claro, como era de suponerse, la segunda le gana la mayoría de las ocasiones al primero, pero trabajamos en su balance. Contrariando un poco la sentencia anterior soy una persona que le hace mas a lanzarse que a quedar cruzado de brazos, con todo y los miedos que me cargo. Inconformista total, no me callo, a pesar de lo molesto que pueda resultar. Batallo diariamente, como muchos otros, entre la sumisón y la dominancia, que dependen bastante del aspecto al que se apliquen estos términos, ya sabrán a lo que me refiero.

Fanático a mas no poder de los libros, sin pasar a ser un habitante de la oscuridad de 4 paredes, me encantan las novelas sin contar una corriente favorita; fanático también de la autoexpresión por medio de la escritura, que creo yo es algo que queda bastante claro.
Amo la música, y no tengo ningún prejuicio en este ámbito, aunque claro, destacan bastante la electrónica, con la que tengo mis debrayes; el rock alternativo, donde se han creado mis amores platónicos; y la música clásica , que siempre he encontrado como un elemento que complementa a ese Carlos que no deja de moverse.

Habito en el DF , nací aquí (aunque mi acta diga que fué en Jalisco, y yo me empeñe en continuar con esa idea) y a pesar de mi hiperactividad total , busco la tranquilidad y la simpleza en los lugares mas concurridos y caóticos de esta ciudad y sé lo que les digo, es fácil encontrarla. La sencillez ha tomado parte de mi vida, y, por malo que esto pueda llegar a ser, he aprendido a valorarla.

Sobre sueños y futuro, aunque hay miles de ellos, aveces ando perdido como muchos otros, pero bueno el que seguramente nunca morirá será el de mi exchibicionismo latente...

Así que charlie is in the house... aportando lo que se me venga... a la cabeza... alguien quiere a chachacharlie?



De mi, hablar de mí. ¿Es que acaso no se dice que lo hago todo el tiempo? Veamos, por donde comenzar, ¿por donde?

Ya, digamos que soy uno de esos tipos que hablan solos, que aun cantan por la calle ya sea porque este contento o porque tenga algún dolor que requiera salida y las mas de las veces prefiero el canto al llanto, aunque a veces el llanto sea inevitable. Soy de los que aun cree en el amor, el amor de uno , el de dos , el de pocos y el de todos. No tengo muchos amigos, pero por lo general quiero mucho a mis conocidos, Procuro ser un tipo educado y cortes, pero joder! a veces me falla! Me gusta hablar alto solo para incomodar a la gente, pero me gusta guardar silencio cuando tengo que escuchar a los demás, yo se mentir, mis ojos no, y mi corazón menos, por lo cual he ido de cama en cama, afortunadamente he encontrado mi lugar en mi propia cama. Soy como el veneno, así que ya se imaginaran la fuerza que tengo cuando amo, y hablando de amor, no lo confundo con el sexo, por eso no disparo “te quieros”, cuanto menos “te amos” a la menor provocación.

Tengo esa dualidad de que lo mismo me da un restaurante de lujo que una fonda, siempre y cuando la comida este rica, me fascina tanto un amanecer como la nueva colección de diamantes de Harry Winston, no tengo placeres culposos, lo que hago por placer no me causa culpa, si así fuera sencillamente no me daría placer ¿no se si me explico?


Se que Dios existe como se del aire que respiro y las palabras que digo, veo el cielo azul aunque este nublado, acepto el dolor pero no el sufrimiento y soy de la teoría de “si la vida te da la espalda, agarrarle las nalgas”.

Soy tantas cosas que un buen día pueden desaparecer, soy ese punto intermedio..pero eso es solo hoy, quizás mañana sea diferente…o tal vez no, pero no les quepa duda que seguiré siendo yo mismo.


Por favor, vengan, sean bienvenidos, jalen una silla…esto esta comenzando


A veces me elevo….

Es sin darme cuenta y del mismo modo aterrizo.
No me interesa volar así como tampoco evitarlo. La vida no es fácil, pero sí muy bella, yo nací de la tierra, cuando de la tierra brotaba vida en la Comarca Lagunera, llegué después de las revueltas y de los genocidios de Echeverría, nací cuando Coppola estrenaba su historia de principios y Gángsters y cuando Munich era sitiada por un ejercito judío. Cuando el amor y la paz eran 2 dedos en V.

Respiro porque tengo pulmones y vivo porque mi corazón late, abajo y a la izquierda.

No tengo necesidad de buscar de más donde no lo hay, así como tampoco cerrar la boca donde haya algo que decir. Soy fiel y creyente y defensor de mi boquita, y de las boquitas del mundo, pero también creo y aseguro que la peor de las censuras es la que sale de adentro y contra esa yo nada puedo hacer. El mundo sería distinto si todos supiéramos gritar a todo pulmón, Que? Lo que sea, el contenido viene después, debemos empezar por practicar el arte del desembuche.

Estoy aquí para aportar un punto de vista a esta Mesa de 9, no se si disfruten compartiendo conmigo, la verdad no me interesa, yo tengo perfectamente claro que yo sí voy a disfrutar al pasarles la pimienta..... y la sal también..

Creo también que el mundo sería mejor si no existieran tonterías ni fronteras, así como también creo que tarde que temprano estas últimas desaparecerán, desafortunadamente, también creo que ya será demasiado tarde para disfrutar de la Tierra, ya no habrá mucho que.....pero lo mas terrible que creo no es eso, lo más terrible es que ahora todos o casi todos lo sabemos y no hacemos nada, estamos mas preocupados por estupideces y banalidades que por la bella esferota en la que nacimos.

Yo soy un Champignón medio disfunciónal y lo tengo claro, pero muy honesto, creo en Dios y en la hermana de su tía, y por lo mismo, admiro a las mentes que se asumen parte de un caos, por lo mismo que detesto a aquellas que pintan arcoriris con miles de colores, y no señores, el arco iris solo tiene 7 y ni uno mas. Pero también poseo conocimientos sólidos respecto a distintos tipos de retinas, unas más curvas que otras, otras con ángulo defractorio quebrado, unas pocas aún siguen naciendo con una ligera convección en el nido oc....y puedo entender perfectamente que los seres con alguna de estas características verán un arco iris multicoloro y brillante y difuminado y ampliado con inicio y con fin.

No se si sentirme afortunado por vivir esta pangea socio-política, no creo estar preparado,
Lo que tengo perfectamente claro es que la salud mental se acaba mucho antes que la física, y en ello no hay mucho a donde hacerse, a lo mucho se puede subir a un tren que nos lleva a un lugar donde se recuperan los recuerdos y se corrige lo incorregible, el único problema es que una vez que decides subirte a ese tren ya no hay retorno.

En mi no existen las concesiones ni las concertasesiones, soy tan contemplativo como el que más, ya les dije que la comodidad y yo somos uno mismo, si tu quieres vamos al cine, y a mi no me interesa que título quieres tu ver, con tener claro cual si quiero ver yo me basta. Y que te quede bien claro además, nos vemos a la salida si tu así lo eliges.

Si te subes a mi barco con todo gusto te llevo, y te bajas cuando quieras, eso si, debes haber aprendido a nadar, así que aprovecha las lecciones cuando estés arriba, no se exige ningún documento, los pasaportes y las visas me las paso por los guevos..... Ahora que si se trata del Sinaloa ay si las cosas cambian. Ese es de solo 2 plazas, una, la del volante es la mía, la de a lado sí se ha reservado cuidadosamente, tan cuidadosamente que aun está disponible.

Me gustan los hombres, los admiro y los respeto, pero respeto y me gustan mas los gatos de todos colores y tamaños, en mi vida ha habido algunos muy importantes, algunos muy buenos y muy finos (hablo de gatos) y otros muy mierdas y falsos (ahora es de hombres) lo que si tengo claro es que lo mío lo mío lo mío? Es la Volada. Por lo que prefiero a los pájaros, en mi vida ha habido muchos y de muy variadas razas, unos cantaban muy bonito, algunos otros volaron, muchos apenas si se cruzaron en mi camino.....pero no me importa, amo los pájaros perdidos, y si vuelan a pesar de su ceguera mucho mejor.

Escribo porque un día mi loquera me abandonó, no me interesa agradar a nadie ni tener miles de visitantes o lectores, si de intereses se tratara, me interesaría que el SIDA se erradicara y que la ansiedad con una sonrisa se curara, pero Dios no le da alas a los alacranes mucho menos a los champiñones, yo soy la excepción a la regla, eso si, mis alas solo las uso para coger.

Nací Luis Rey, fui bautizado Luis Bernardo, pero es irrelevante, llámenme pelón, o Teresa, o Ingeniero, hermana, o Caye, o hasta Pinche Loco, nada me ofende...... soy un simple champiñoncito que va por la vida buscando un par de ojos que un día soñó, o una noche ya ni me acuerdo, y para ellos, hay una plaza disponible en el Sinaloa.

Champy y a mucha honra, que mi trabajo me ha costado!

.......había una vez un pájaro que no tenía patas

que solo podía volar y volar.
Cuando se cansaba, dormía en el viento.
Ese pájaro solo podía bajar una vez a la tierra...... era cuando moría.

Copyright © 2009 Mesa para 9 All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.