6

la fábrica de "hombres", "locas" y "afeminados"

Lo dijo Tadeo Berjon-Geller el 21 de enero de 2010 , mientras ordenaba , ,
Es innegable, cuando se habla de gays, las palabras "loca" y "afeminado" (y otra similares) son usadas en sentido negativo en nuestra cultura, a veces de manera abiertamente insultante, agresiva y despectiva, a veces de manera bromista y veladamente discriminatoria.

Por otro lado, cuando alguien dice que un gay es un "hombre de verdad", o simplemente que "él sí es hombre", o que es "normal" y que "actúa como buga" (es decir, como heterosexual), la mayoría entiende que es un halago, que es algo positivo.

Es tan simple como lo siguiente: en las páginas de internet LGBTQ de contacto gay, existe gente que advierte que no quiere contacto con "locas" o "afeminados", y existe también gente que pide hombres "varoniles", "masculinos", "de verdad"; la situación inversa es prácticamente desconocida. Otro hecho simple: nadie es golpeado, violado o asesinado por parecer muy masculino; sí ha pasado por parecer "afeminado".

¿Por qué ese miedo y rechazo al hombre femenino? ¿Qué es ser un hombre masculino?

El hombre artificial...

Es tan obvio que se nos olvida fácilmente. La ropa que consideramos permisible, lo que consideramos comestible, es cultural, es artificial. Qué es ser hombre, qué es ser mujer, qué define un sexo y un género, es subjetivo y cultural. Todas las culturas y momentos difieren en los detalles en que definen los géneros y los sexos. En una cultura asiática específica es preferible que los hombres homosexuales adopten todas las costumbres y maneras del rol femenino, y los homosexuales masculinos causan gran consternación. En una cultura árabe un hombre que tiene sexo con hombres mientras se casa es masculino y heterosexual mientras no tome un rol pasivo. En una cultura occidental, el pelo largo y decolorado y las faldas son características de cualquier hombre ordinario. No importa que, por haber aprendido nuestras reglas culturales desde pequeños, las sintamos como naturales. Al final, son eso, reglas aprendidas, reglas subjetivas, y lo masculino y lo femenino existe en un nivel tan básico que, bajo nuestra carga cultural, carecen de todo significado.

El miedo a perder el poder... 

Históricamente, las mujeres se han visto relegadas a una situación inferior a los hombres en muchas áreas. Para un hombre, el permitirse actitudes femeninas (de acuerdo a su geografía, cultura y época) podía llevarlo a perder poder y estatus. El temor a parecer femenino es la otra cara de la moneda del desprecio a lo femenino, de la valoración inferior de la mujer y de los roles femeninos. El tabú contra la adopción de roles femeninos es el tabú contra el rebajar el estatus de uno, el tabú contra la autohumillación.

Vivimos tan inmersos en nuestra propia cultura que no nos percatamos ni de lo artificial de nuestras definiciones de lo masculino y lo femenino ni nos percatamos del desprecio a lo femenino en sí implícito en el rechazo a las actitudes femeninas. No existen los hombres de verdad, ni los hombres masculinos (ni las mujeres de verdad, ni las mujeres femeninas, llevando a la conclusión lógica estos argumentos). Existen personas que internalizan las "instrucciones para actuar el rol de hombre" que su cultura del momento les da y las actúan (o rechazan) en distintos grados. Y la violencia (y la exclusión pública, a ultranza y a priori es una forma de violencia) contra los hombres y mujeres, de cualquier orientación sexual, que no sigan el guión cultural y subjetivamente prescrito para su sexo, es tan grave y peligroso como la discrimación pública, a priori y a ultranza de grupos relugiosos, étnicos y sociales, y necesita ser vigilada con el mismo celo.











Nota:   Esta entrada y todo su contenido, incluyendo fotos y video, son propiedad y creación de su autor  y puede ser copiada, distribuida y comunicada públicamente siempre y cuando se reconozca la autoría del contenido, no se utilice para fines comerciales, y no se transforme, altere o genere otra obra a partir de esta entrada. 
Las opiniones expresadas en esta entrada pertenecen a su autor y no necesariamente representan las opiniones de Mesa para 9 ni de los demás autores.  El autor no necesariamente comparte las opiniones de los demás autores de "Mesa para 9",  no tiene injerencia o autoridad alguna sobre lo que éstos publiquen, ni condona la violación a  derechos de autor o la omisión en atribución de autoría que pudieran tener lugar en entradas de los demás autores de este blog, por lo que dichas violaciones y omisiones son responsabilidad única del autor en falta. 

6 Comments


Estigmas, etiquetas, esquemas rígidos que la misma sociedad inculca y que difícilmente permiten una apertura más amplia ante los individuos que han decidido actuar conforme a lo que para ellos es satisfactorio. Y tan es así la doble moral que, por un lado señala y ridicula, y por otra parte les busca y, en cierta forma, requiere de sus servicios (y no hablo de índole sexual). Muchos de quienes llamamos "locas" son incluso más hombres que los que se autoproclaman así. Hombre no por las actitudes "varoniles", sino porque se requiere valor para vivir de acuerdo a sus convicciones pese a lo que el resto del mundo diga de ellos. En fin, que el usar tacones no les hace menos seres humanos, así como a nosotros no nos da mayor plusvalía el usar pantalones. El valor como personas viene de las cualidades y la manera en cómo sortea sus propios defectos. Saludos!!


Octavio Paz lo relacionó con ¨La Chingada¨o la ¨Malinche¨. Lo ¨abierto¨ es lo malo, lo jodido. Y lo femenino es lo ¨abierto¨. Quizás algo tenga de cierto. Ver cualidades femeninas en un hombre es considerarlo ¨no hombre¨. Y esto tiene, según Paz, mucha relación con los albures, que por cierto, no me gustan.


Completamente de acuerdo contigo, Tadeo.

Finalmente, somos lo que CREEMOS que somos y en cuestion de roles y reglas sociales, dependerá de donde hallamos nacido y nos hallamos criado. Lo que es y será inadmisible será cortar la libertad de cualquier ser, siendo, por supuesto, la peor manera de cortarla la que nace de los miedos individuales.


mmmmmmmmm

halla nacido, halla criado...haya nacido, haya criado


haya visto, haya mirado, haya aprobado, haya vestido.......

Ese propósito de mejorar mi ortografía (dijera Tadeo) ya me lo confudiste todo jejejeje.

Un abrazo


Ciertoooooooo! Lo peor del caso es que noté algo raro y seguí escribiendo.
Gracias, Mercury. Siempre es bueno contar con alguien que le pone más atención a lo que uno escribe que uno mismo.

Soy un tarado ortográfico.


Ps siempre te leo Gus:)

A veces yo dudo mucho con éso de la ortografía jejeje...pero es buen propósito de 2010.

Tadeo: me gusta como escribes eres muy inteligente :)

Copyright © 2009 Mesa para 9 All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.